Golazo de Gignac y Tigres supera en 'semi' de ida al León

El delantero francés marcó el gol con el que los felinos recibirán en la vuelta a un León que necesitará dos dianas para acceder a la Final del Torneo Apertura 2016.

LEÓN, Guanajuato

Tigres venció uno a cero al León en la ida de la semifinal del Apertura 2016, y lo hizo como visitante gracias a un golazo del delantero francés André-Pierre Gignac.

Al minuto 55', el galo recibió con el pecho al borde del área, que defendía William Yarbrough, se quitó con la cintura a la zaga esmeralda y, en un movimiento, enfiló sin marca al centro de la zona roja, toque de derecha que venció al meta local para el 0-1 final.

VIDEO: @LIGABancomerMX

Con este resultado, La Fiera, el próximo sábado en el Volcán, tendrá que marcar dos veces, si es que quiere ser el primer finalista del certamen.

La otra serie se definirá entre las Águilas del América y los Rayos del Necaxa.  

EL PARTIDO

Fiesta, en lugar de llanto para celebrar y conmoverse por el deporte que más ama este país. Las aficiones y jugadores de León y Tigres se hacen uno en torno a una pelota para mostrar respeto por la tragedia del Chapecoense brasileño. Recordar que no son eternos y que los hombres también con la tragedia se convierten en leyenda.

Con gol de Gignac, en honor al talento. Se sentenció el primero de dos partidos que deja una eliminatoria abierta, pero con la pelota más que siempre en la cancha de Tigres y con un León que se jugará el resto de su meteórico regreso en el Apertura para el de la vuelta

Luego, el futbol. Con tanto talento también la pelota corre el riesgo de no encontrar el rumbo y es por eso que alguien se ha atrevido a llamarle la caprichosa, pues si no se le trata con el suficiente cariño, ésta va de lado al lado del campo hasta que busque a alguien digno de gozar del placer de verla entre redes.

Primer tiempo con cancha inclinada al lado de León, los de Torrente pusieron propuesta y apostaron por maniatar a los velocistas de Ferretti. Solo Damm fue capaz de irse en una en los albores del encuentro y la realidad es que de hipnotistas y paranormal, la pelota entiende poco. Es caprichosa.

León se encontró cerca con el gol. La marcación de un fiera de lugar hizo desperdiciar la euforia con la que Cano se sacó la camiseta y de paso le ahorró la amonestación, también en vano el enésimo berrinche de Ferretti en el área técnica. Un fuera de lugar de Mauro detuvo la algarabía de los locales y el dolor de los visitantes, ayer bien representados en la grada.

Se fueron al descanso con la tarea para los entrenadores, habría que arriesgar más si por llevarse la ida era la apuesta.

Y la apuesta la decidió el talento.  Un contragolpe armado por la derecha con Ismael Sosa terminó con una pelota dentro del área servida para Gignac. El francés mató el balón con el pecho y con la capacidad misma de generarse sus oportunidades dejó en el camino a Novaretti y cruzo a William.

Gol de Tigres. 1 a 0 al 56’. Algarabía para la visita y algo muy parecido a un trance de hipnotismo para los locales.

Las oportunidades que da el futbol y el mismo talento de los jugadores presentó la oportunidad de la respuesta. En la contra del gol vino el pase con la espuela de Elías Hernández para la enésima incorporación de Navarro.

El centro vino medido a la cabeza de Mauro Boselli y contrario a su naturaleza, el capitán de León se perdería la más clara del partido para los verdes.

Tigres se volcó en busca del partido y Torrente respondió con los ajustes conocidos. Sin embargo los resultados no fueron los mismos que en Tijuana. Maxi Moralez no encontró el hilo conductor del partido y Burbano, que también fue a la cancha, tampoco encontró el modo de hacer daño.

El segundo de Tigres se veía más cercano que el primero de León. Sin embargo no hay que dar por muerto a un equipo que tiene talento.

Se agotó el tiempo y no hubo mucho más para León y Tigres, estos últimos al fin con ventaja. Se viene el partido de sábado y mucho por jugar. Tigres a reafirmar su posición de mejor colocado en el torneo y León que tendrá que morirse en la raya.

Quedan 90 minutos y para León fallar una vez es más de lo que se permiten con Torrente, la eliminatoria no está cerrada y quedan cosas por acabar o dar vuelta. Hay partido en El Volcán.