León deja media vida en Tijuana

El actual campeón del futbol mexicano cayó 3-2 en su visita a los Xolos de Tijuana, Dayro Moreno, Benedetto y un autogol de Magallón liquidaron a un León que ya no depende de sí mismo para clasificar a la Liguilla


Dayro Moreno adelantó a Xolos en el estadio Caliente
Dayro Moreno adelantó a Xolos en el estadio Caliente (Mexsport)

Tijuana, Baja California

El León perdió una nueva oportunidad de calificar a la Liguilla, ahora cayó ante Xolos y depende de tres resultados para que se pueda colar, a la disputa por el título. El torneo pasado un victoria en el mismo campo donde esta noche cayó tres goles por uno ante Xolos, lo dejó a la expectativa de que se dieran varios resultados para calificar.

Una versión alejada del futbol que venía desarrollando el León durante el cierre de la temporada se presentó ante unos Xolos que con contragolpes y pases a la espalda de la defensa los liquidaron.

Aunque empató el juego nunca tuvo argumentos para sostener una reacción que le diera para obtener una victoria obligada para poder meterse a la Liguilla.

El juego comenzó con la tenencia de la pelota y tras cinco minutos de partido ya había inclinado la cancha a su favor. Apareció entonces el capitán de los Xolos, Gandolfi, que con dos patadas una a Boselli y otra Sabah pasaba lista en el juego para calmar las aguas.

Antes de llegar al primer cuarto de hora el León circuló mejor la pelota y llegaba mejor acompañado al área rival, sin embargo y a pesar de una seguidilla de arribos al área de Cirilo Saucedo no lograron llevar sus oportunidad a algo más que se sólo sensación de peligro.

El León no superó el primer contragolpe de los Xolos.

Al minuto 15 del primer tiempo Darío Benedetto le ganó la carrera en un mano a mano a Nacho González, el pase venció a Bottinelli y al Aris Hernández y dejó pleno al colombiano Dayron Moreno que remató de cabeza para vencer la potería de Christian Martínez.

Con el gol los visitantes no sólo perdieron la paridad en el juego, también extraviaron la pelota.

Un leve respuesta llegó al minuto 27 cuando luego de una serie de acciones más rudas que técnicas la pelota le quedó al Gullit y sacó un potente disparo de media distancia que pasó cerca de la potería de Saucedo.

Los dirigidos por Daniel Guzmán poco precisaban de la tenencia de la pelota, les bastó con un par de toques para ponerse en el área de Christian Martínez y dejar descolocados a los zagueros esmeraldas.

Una doble dosis de esa fórmula le dio no solo un gol sino además la expulsión del defensa central del León Nacho González que se vio rebasado en dos ocasiones en jugadas similares, las mismas que le costaron dos amonestaciones (24´-32´) y la consecuente expulsión (32´).

Con el marcador en contra y el incendio en zona baja Matosas sacrificó a un delantero – Sabah – para recuperar la posición de un central. Mandó al campo a Derley para que jugara como lateral, recorrió a Magallón a la central con Bottinelli.

El juego cerró su primer tiempo con un León con problemas en la zona baja y con los disparos de fuera del área como arma principal.

El compromiso se reanudó para la segunda parte con un León redoblando esfuerzos en la intensidad por presionar desde la salida de los Xolos que cedieron espacio presumiblemente para aprovechar los espacios que dejaría su contrincante.

Como en casi todo el juego Benedetto destacó por su desequilibrio al frente al mismo tiempo que Bottinelli y Edwin Hernández se multiplicaron en las coberturas y en los cortes. Central y Lateral del León se complementaron al momento de defender para frenar a Moreno y Benedetto.

La apuesta de Xolos le cedió la iniciativa a un León, que cuando más presionaba pero también cuando menos encontraba el camino para descontar se topó con un autogol.

Carlos Peña remató de cabeza dentro del área y de espaldas a la potería, el balón salió en dirección a su marcador que sólo atinó a meter la cabeza por instinto. El desvió final venció a Saucedo y al minuto 68 se empataba el partido.

La siguiente jugada le dio revancha a Xolos.

Luego de una chilena dentro del área de Benedetto la pelota fue desviada de manera flagrante por las manos de Derley, el central no marcó la pena máxima. El esférico llegó a Éder Villegas que condujo dos pasos dentro del área y sacó un tiro centro que terminó por mandar al fondo de las redes Jonny Magallón, a penas tres minutos después de haberse empatado el juego.

Guzmán sentía el enfrentamiento tan amarrado que se dio el lujo de mandar a la cancha jugadores de las fuerzas básicas para ayudar a finiquitar el trámite del juego.

En los minutos restantes el León quemó sus naves, se tiró al frente buscando algo que durante todo el partido no encontró: una jugada clara de gol.

La necesidad del León fue la principal arma de los locales. Los contragolpes se pusieron a la orden y fue a tres minutos del final del segundo tiempo que los Xolos finiquitaron el trámite con gol de Benedetto que capitalizó un pase al espació del colombiano Moreno.

Cuando el cronómetro marcó noventa minutos de juego, llegó el segundo gol del León. Una escapada por la banda de la derecha terminó en remate de cabeza de Carlos Peña. El balón salió justo al movimiento donde apareció solo Mauro Boselli para marcar su décimo segundo gol del torneo y ubicarlo momentáneamente como el máximo rompe redes de la Liga a la espera de lo que haga Sanvezzo – 11 goles - con el Querétaro este sábado cuando visiten a Jaguares.

Luego de empatar como locales con el Puebla y con la derrota de la noche de este viernes, la calificación del León quedó en manos de sus rivales – Santos, Pumas, Querétaro y Cruz Azul. Se repite la misma historia que el torneo pasado, la pregunta queda en el aire: ¿Tendrá el mismo final?