A las puertas de la gloria

Después de la vibrante eliminación a Brasil, la selección mexicana Sub 17 se cita con Argentina para pelear por el pase a la Final del Mundial de los Emiratos Árabes.

El Tri sub 17
El Tri sub 17 (Mexsport)

Abu Dhabi

La selección mexicana Sub 17, que disputa el Mundial de la especialidad en los Emiratos Árabes, se juega hoy su pase a la Final. El rival, otro equipo de prestigio, otro cuadro que llega con buenas sensaciones a la cita: la siempre impredecible Argentina, que suspira por tocar el paraíso en esta categoría como lo ha hecho el Tri menor en dos ocasiones.


Las imágenes de México festejando la victoria sobre Brasil, en los cuartos de final, confirmaron el temple del equipo que dirige Raúl Gutiérrez. Esta selección mexicana derrocha carácter, se olvida de los complejos y de la cultura derrotista. La muestra es que no se hundió después de la goleada en el arranque ante Nigeria.


Otra imagen fue la determinación a la hora de cobrar los penales ante Brasil. A ninguno de los chicos le temblaron los pies y su portero, Raúl Gudiño, mantuvo los nervios y la concentración para atajar el quinto penal, convertir otro y después detener el doceavo tiro a Mosquito.


El equipo del Potro tiene claras sus metas, son una generación que se ha curtido en los torneos de categorías inferiores, pero también ha ido a otros países a foguearse, a jugar con sus armas sin espantarse ante ningún escenario.


Antes de partir a su última gira por Europa, Raúl Gutiérrez no dudó en apuntar que este equipo aspira a repetir el título que obtuvieron en 2011, en la cancha del Estadio Azteca. El portero Raúl Gudiño señala que a esta escuadra no le pesó esa responsabilidad de salir como el equipo campeón, que ellos entendían bien su papel y sus aspiraciones.


“Estábamos motivados cuando vinimos para acá. No sentíamos esa responsabilidad, sino más bien el prestigio de que nuestro país había ganado el título y teníamos que dar lo máximo para defenderlo. Pero somos una nueva selección y vamos a intentar escribir nuestra propia historia”, comentó el arquero.


En el Tri infantil nadie se acobarda, por mucho que el escenario no sea el ideal, en la mente de los jugadores se ha forjado la idea de que se tiene la capacidad futbolística para solventar cualquier escenario, así lo apunta el capitán Ulises Rivas.


“Tenemos que pelear por cada balón en juego, y conseguir que caiga de nuestro lado. Cuando las cosas se ponen feas, ese carácter es lo que nos permite arreglárnoslas en  la cancha y hacer nuestro trabajo”.


Y el Potro Gutiérrez reitera la convicción con la que se marchó de México. “Nos marcamos la meta de acabar entre los cuatro primeros. Ahora faltan dos partidos. Pero todavía tenemos que disputarlos y ganarlos. Cualquier equipo que llegue a semifinales sin duda es firme candidato al título. Si no nos proclamamos campeones, no lo consideraremos como un fracaso”.


Del lado de Argentina miran con respeto a México, aunque el conjunto albiceleste ha ido de menos a más, saben que enfrente tienen a un equipo cargado en el aspecto emocional y que futbolísticamente le puede complicar a quien sea. Los argentinos se mantienen invictos, pero en este torneo no se pueden jactar de haber marcado historia, de hecho no llegaban a esta instancia desde 2003, y ahora tienen que lidiar con el campeón.


El defensa Emanuel Mammana apunta que lo obtenido hasta ahora “es algo único, Argentina estuvo pocas veces en esta instancia. Tenemos la posibilidad de ser campeones, hay que estar tranquilos porque faltan dos partidos, pero ahora es el momento de disfrutar”.


El mismo zaguero no dudó en brindar palabras de respeto hacia el equipo mexicano: “Sabemos que es otro equipo duro, que hay que estar muy atentos y meterle hasta el último minuto. Tenemos un equipo muy bueno, de grandes jugadores y estamos para ser campeones”.


Esa sensación de cautela para con el equipo mexicano, también la transmite el portero argentino, Augusto Batalla. “México es el campeón, vienen jugando de menor a mayor y eliminaron a Brasil, que era uno de los grandes candidatos. Nosotros vinimos acá para ser campeones. Creo mucho en este equipo porque tenemos un grupo de personas espectacular. Con México va a ser otra batalla”.


El entrenador, argentino, Humberto Grondona, también alabó al Tri, más cuando hace algunos años dirigió la selección Sub 17 de México. “Me impresionó mucho la victoria de México contra Brasil. Para mí será un encuentro especial, porque dirigí a la selección mexicana Sub 17 en Finlandia 2003. Siempre es un duelo particular entre los dos países, sea cual sea la categoría”, comentó.


Para hoy se espera un partido de coraje, como aquellos que los chicos mexicanos solían disputar en sus pueblos y los argentinos en sus provincias. Como los que juegan los mexicanos en el llano y los argentinos en los potreros. Los dos saben cómo jugar a piedra y lodo por lograr el pase glorioso a la gran Final.