CRÓNICA | POR FRANCISCO VELA

La Paz, el empuje de la raza andina

La Paz, Bolivia donde luchan por ser una ciudad moderna respetando sus raíces. Se puede apreciar grandes edificios de diseño actual y de épocas de la colonia.

En la Paz se aprecia su mestizaje.
En la Paz se aprecia su mestizaje. (Francisco Vela)

La Paz, Bolivia

La Paz, lugar donde el León jugará ante el Bolívar por la Copa Libertadores, es  una ciudad que lucha por ser moderna respetando sus raíces.

Antes que los grandes edificios modernos y de épocas  de la colonia, antes que los templos o los grandes corporativos multinacionales, en la Paz se aprecia su mestizaje.

En cada esquina, en cada parada del transporte público, en cada cruce de peatones, la imagen urbana parece una mixtura entre la modernidad y el arraigo ancestral, los bolivianos ejecutivos con su traje y los bolivianos de siempre, los que están desde el principio de los tiempos en estas tierras, ataviados con sus trajes típicos.

Las Cholitas con sus floridos vestidos y sus sombreros son parte de la imagen que te toma por asalto en todo momento.

El boliviano de esta parte del país le ha ganado un espacio a un terreno complicado, la ciudad ha crecido entre montañas, lo mismo en las faldas de las mismas o cerca de las cumbres donde se acercan a los 4000 metros sobre el  nivel medio del mar.

Con cerca de dos millones de habitantes la ciudad de La Paz que comprende también la región del alto es una de regiones más pobladas, además de ser la sede de los poderes del gobierno federal.

Las calles de casi toda La Paz sirven para mercar, para comprar y vender, lo mismo encuentras telefonía celular, pantallas de plasma, aparatos electrodomésticos, que lazos, elotes, papa y  quinua (grano propio de la zona andina).

En las calles de La Paz todo lo que se puede vender o comprar se tiene que regatear. Todo tiene un  mejor precio, bolivianos o dólares, no importa, todo entra en la negociación.

Al paceño le cuesta trabajo levantar la cara, o dirigir la mirada a quien le está hablando pero cuando lo hace, lo hace en tono amable, respetuoso y muy cordial.

Para estos días la medía el clima entre los 9 y 14 grados centígrados, con una sensación térmica un poco más baja por el factor del viento que siempre está soplando.

Nuestra Señora de La Paz,  que es el nombre completo de esta ciudad tiene una lucha muy grande por delante, se ha plantado crecer respetando su pasado y a su gente, encontrar el punto medio donde su gente sea el motivo para crecer y no el obstáculo para hacarlo.