Herediano echó al León de la Concachampions: 2-1

El bicampeón del futbol mexicano quedó fuera de los cuartos de final de la Liga de Campeones de la Concacaf 

Herediano echó al bicampeón
Herediano echó al bicampeón (Mexsport)

Costa Rica

Un equipo de época cayó ante un Herediano rudimentario, al que le bastó con lo mínimo para dejar fuera al bicampeón de la Liga MX.

La Fiera, que no pudo superar la cancha sintética y tampoco se encontró en el terreno de juego, cayó ante un Herediano muy limitado que, con lo mínimo, logró marcar dos goles. El mayor mérito de los ticos fue aprovechar un error de César Ríos, ensuciar el juego con faltas sistematizadas y aprovechar la única jugada de peligro que encontró en 90 minutos.

Gabriel Gómez le dio la bienvenida al juego con un gol tempranero. El mediocampista panameño cobró una falta fuera del área del León, su disparó salió potente y al poste de César Ríos, quien no pudo evitar que cayera su marco.

Tuvieron que pasar casi 8 años para que César Ríos volviera a jugar con el cuadro titular del León en una competencia, en un partido que nadie hubiera imaginado se lo hubieran dado para regresar, menos Gustavo Matosas, quien lo puso por delante de Christian Martínez.

El arma más recurrente para atacar, en los primeros quince minutos de juego, por parte del Herediano, fue el disparo de media y larga distancia; luego de la anotación, el equipo local replegó sus líneas y le cedió en cierta medida la iniciativa a los visitantes.

La Fiera sufrió para poder adaptarse a los efectos sobre el esférico de la cancha de pasto sintético; los pases cortos quedaban largos, y los largos cortos.

El Team, como también se le conoce al Herediano, utilizó como herramienta la falta sistematizada para cortar desde raíz el juego, cuando el León comenzaba a trasladar la pelota.

El juego se ensució y se volvió rudimentario y poco elemental. La pelota poco se jugó a ras de césped y la mayoría de las ocasiones era dividida y sin la posesión de nadie.

Ante estas condiciones, el León no pudo generar en media hora de juego una sola oportunidad de peligro sobre el marco de Leonel Moreira.

Los de Matosas entendieron que no pudieron imponer su estilo de juego de mucho toque, y se dedicaron a trasladarla hasta una zona cercana a la portería y que dejara en buena posición para mandar centros al área buscando a Mauro Boselli y Miguel Sabah.

Matosas mandó a Elías Hernández y sacó al 'Chema' Cárdenas, quien se había perdido en la generación de juego.

Fue precisamente Elías quien generó la jugada más clara del partido para el León. A los 58 minutos mandó un centro medido a donde aparecieron Mauro Boselli y Fernando Navarro. La pelota le quedó a Mauro quien, en un lance presionado, remató con la pierna derecha. Su envió salió a penas desviado del marco rival.

León centró la mayoría de sus esfuerzos ofensivos en nublar el área del Herediano, situación que le puso de frente a la potería, algo que no aconteció en casi una hora de partido.

El ingreso de Elías Hernández marcó la ofensiva del León, venció las condiciones del terreno de juego y mostró su calidad individual para dejar la marca de sus rivales, y sus centros le dieron oportunidades, sobre todo a Mauro Boselli.

Sin embargo, en la primera llegada contundente no sólo del segundo tiempo, sino de todo el partido, el Herediano capitalizó. Al minuto 69, Verny Scott pasó por la marca de Hernández, llegó a línea de fondo y mandó su centro medido a donde se lanzó Granados para rematar de cabeza y vencer por segunda vez en el duelo a César Ríos.

Carlos Peña entró en lugar de Marcos Caicedo, justo antes de la anotación de los locales. En la reanudación tocó su primera pelota, lo hizo dentro del área y la mandó guardar al marco rival; sin embargo, el árbitro invalidó la anotación, por un fuera de lugar que jamás existió.

En la recta final del juego le cayó una pelota a Elías Hernández dentro el área tica; el volante verdiblanco no la pensó y fusiló cerca. Su rematé encontró oposición pero no resistencia que impidiera que descontara en el marcador.

Se agregaron cinco minutos a los noventa sólo para aumentar la tensión y dejar como marco de la eliminación del bicampeón una escena de frustración, donde salió expulsado Edwin Hernández.