Recuerdos que tapizan su pared

Don Moisés Gómez tiene 46 años en su negocio de mariscos y guarda la cantidad de veces que atendió a los jugadores de diferentes épocas.

Don Moisés resguarda su tesoro futbolero en marcos de madera.
Don Moisés resguarda su tesoro futbolero en marcos de madera. (Guillermo Villegas)

León, Gto.

Moisés Gómez Martínez tiene 46 años de administrar y atender un pequeño negocio de mariscos en el Barrio de San Juan de Dios y tuvo el privilegio de atender a jugadores del Club León en la década de los 70.


Don Moisés se emociona cuando recuerda. Ahí, en las paredes de su ostionería La Bahía, tiene las más de 50 fotografías de jugadores esmeraldas que tapizan la mitad de la pared de su negocio ubicado sobre la calle Hernández Álvarez.


Otra pared del negocio de Moisés está cubierta con fotografías y recortes de periódicos de la historia futbolística de las Chivas.


"Le voy al Chivas pero también llevó en el corazón al León. Aquí me tocó atender a muchos jugadores del León, es que en aquella época sólo habíamos muy pocos negocios de mariscos ahorita hay muchísimos. Ya no vienen conmigo", dijo don Moi que sostenía una fotografía del club León.


En la charla recordó algunos nombres de los jugadores que en su pequeño restaurante comieron ensaladas de mariscos y cervezas.


"Óscar García, Chavicos, Sergio Anaya, El Cocodrilo Valdez, El Pachuco López... él venía más por cerveza. José Luis El Chino Estrada, Mata, que falleció hace poco; La Pantera venía seguido, El Loco Padilla, Mario Carrillo, Loza y El Chiquilín, que seguido pedían para llevar", recordó con una sonrisa el hombre.


Don Moisés recordó que platicaba con los jugadores sobre los encuentros y que algunas veces hasta apostaban un cartón de cervezas.

"Nunca me regalaron playeras, bueno a mis hijos sí, alguno que otro balón usadito. Yo los atendía como a cualquier cliente. Se venían de cinco a seis jugadores. Pedían ensaladas y cerveza. Tengo 46 años con el restaurante pero empecé en frente del Hotel Rex, ahí nació la Ostionería la Bahía. Mi única competencia era El Acuario y otras del mercado Aldama", recordó.


Le tocó ver generaciones del equipo León desde que jugaban en el estadio la Martinica.