Acabó el sueño

Sin perder en la llave de los octavos, el León quedó eliminado de la Copa Libertadores (3-3) por el gol de visitante, Bolívar hizo dos y León 1. Rafa Márquez se hizo expulsar en el momento que más se necesitaba.

León empató a 1 con el Bolívar y quedó fuera de la Libertadores.
León empató a 1 con el Bolívar y quedó fuera de la Libertadores. (EFE)

La Paz, Bolivia.

La eliminación del León, uno de los favoritos en la Copa Libertadores, fue fría como la noche de Bolivia. La fiera no pudo con los bolivianos, empataron a 3-3 en el global, pero los dos goles que marcó Bolívar en México terminaron por dejar fuera al campeón de México.

Acabó el sueño del León en la Copa Libertadores, que fue lindo mientras duró.

Los verdes no hicieron mal partido durante el primer tiempo, se pararon con autoridad en un escenario hostil a 3600 metros de altura sobre el nivel del mar, con 5 grados centígrados de temperatura, con un estadio lleno y con equipo de Bolívar que nunca cambió su fórmula.

El campeón de México rápido acechó a los académicos, al minuto 4 de arrancado el partido Luis Montes dio el primer aviso al mandar el balón al poste.

Un minuto después encontró el premió de un buen inicio: El gol. Franco Arizala remató un centro de Fernando Navarro para mandar guardar la pelota.

La Fiera había hecho lo más complicado, anotarle al Bolívar primero para obligarlo a salir a buscar el partido.

El gol fue el táctico por un momento, ya que los mexicanos con la ventaja empezaron a manejar el partido a su modo y forma, mientras el  Bolívar, que se negaba a morir perdió el orden cuando buscaba empatar.

Los verdes tenían la posesión y control del esférico pero no lograron anotar el segundo gol que los pusiera con más ventaja y diera más oportunidades de manejar el juego.

Bolívar, aunque desordenado y desbocado, se resistió y al llegar a la media hora de juego ambos planteles cayeron en inconsistencia, perdieron la precisión. Fue un concierto de errores, donde el local era el que se veía más incómodo, más desesperado.

Y cuando menos  se esperaba, en un centro que recentró William Ferreira para  Ronald Eguino, el defensa derecho que se incorporó al ataque mandó el balón al fondo de la portería al minuto 36. William Yarbrough pudo hacer más por detener la esférica.

La Fiera se fue al descanso de medio tiempo empatado a un gol, un resultado que parecía favorable por el primer lapso que había hecho el equipo y que daba una luz de esperanza para liquidar en el complemento.

Sin embargo, en la segunda parte el León perdió el fondo y la forma, la intensidad  y la claridad. Se repitió la historia de los juegos anteriores contra el Bolívar.  Los verdes no pudieron mantener el dominio y terminaron por tener un resultado adverso.

Los Panzas Verdes se vieron apretados, intranquilos, tensos, perdieron el buen trabajo de transición defensa-ataque que lo tiene buen desarrollado. León se notó desesperado y cansado.

Matosas hizo cambios para recomponer a su León e ir por todo, sacó a “Gullit” Peña, que fue importante en la recuperación pero inexistente en la generación, a Britos que es voluntariosos pero no ha sido efectivo y a “Aris” Hernández que esta vez poco pudo aportar al ataque, en sus lugares  entraron  Eisner Loboa,  Miguel Sabah y “Chema” Cárdenas, pero poco pudieron hacer, tal vez porque casi al instante de que ingresaron al campo se hizo expulsar de manera grosera el capitán Rafa Márquez, quien con esa falta destruyó el partidazo que estaba haciendo.

León intentó y luchó, pero no pudo doblegar al Bolívar que tiene bien trabajado y desarrollado su estilo de juego. La Fiera no perdió, pero no le fue suficiente, ahora está eliminado y tiene que ir con todo contra Tijuana para mantenerse en la Liga MX y esperar a su próximo compromiso internacional   que es la Concachampions.