ENTREVISTA | POR RUBÉN GUERRERO

Antonio Carbajal Ex portero y entrenador de los Esmeraldas

El legendario ex portero y entrenador de los Esmeraldas, considera que éstos se harán de su sexto título; Gullit, Britos y Montes serán claves.

“Es un León extraordinario”

Antonio Carbajal sabe lo que representa obtener el éxito futbolístico vestido con la indumentaria del León. La Tota, el arquero inamovible en la conquista del tercero y del cuarto campeonatos del equipo del Bajío durante la era profesional (temporadas 1951-52 y 1955-56), vislumbra que ahora, como en los tiempos en los que su seguridad bajo los tres palos le otorgaron victorias y evitaron derrotas, el equipo que dirige Gustavo Matosas se alzará campeón de Liga, aunque el rival en turno sea el complicado América.

Para el histórico portero de la selección nacional, cinco veces mundialista con Tri, no solo los jugadores de La Fiera cuentan con mayor potencial que sus similares del cuadro azulcrema sobre el terreno de juego; para Carbajal, la supremacía leonesa se encuentra, principalmente, en el banquillo de la escuadra a la que le brindó sus mejores lances cuando estaba en activo, pues considera que el uruguayo, Gustavo Matosas, le ha inyectado un potencial ofensivo único, además de que el estratega sudamericano reúne todos los conocimientos que requiere un timonel digno del cetro campeón en el futbol nacional.

¿Qué le parece esta Final inédita entre América y León?

Me parece que van a ser dos partidos espectaculares… Hombre por hombre, la Final está muy pareja, pero yo veo que León tiene mayor conjunción en el terreno de juego. Gustavo Matosas ha sabido encontrarle comunión a un equipo que tiene ya muchos años jugando juntos, desde el ascenso, este equipo mostraba la misma hambre que ahora. Creo que es un lujo para todos los que nos gusta el futbol el poder apreciar partidos de este calibre.

¿En esta serie, además de lo parejo de la serie existe algún favorito?

Para mí, León parte como favorito al título, más allá de que América haya cerrado como líder y que sea el vigente campeón; a mí me gusta ver el futbol sin etiquetas, sin apasionamientos desbordados, y así quiero ver la Final. Pero no se puede negar que León tiene muchas más posibilidades de llevarse el título, porque el equipo sube y ataca de manera constante e incluso anota goles desde afuera del área. León tiene mayor cantidad de variables, y no solo ofensivas, porque la zaga, liderada por Rafael Márquez, es un trabuco impasable.

¿Para usted el portero William Yarbrough está listo para la Final?

Es muy joven, pero alguna vez escuché que “el talento no tiene edad”, y eso es una absoluta verdad. En lo que va de la Liguilla, si bien se ha visto inseguro a la hora de las salidas, es un chico que tiene madera de arquero de época y aplomo suficiente para pensar que, no solo puede ser campeón en León. William es un tipo con calidad de selección nacional.

¿Cuáles cree que serán las claves para que León se haga de su quinto título?

Mira, los dos equipos saben generar volumen de juego ofensivo, pero León tiene más traslado del balón y también tiene jugadores más desequilibrantes al frente, gente que genera cosas diferentes como Carlos Gullit Peña, Matías Britos o Luis Montes; aunque en León no existe una figura como tal, porque todos trabajan en beneficio del conjunto. En este equipo, todos son necesarios, todos pelean con la misma intensidad y todos corren por igual, cosa que no veo con las Águilas, y no los culpo. La verdad es que este León es único, extraordinario.

¿Cómo ve el duelo de banquillos, la batallas de estrategias entre Herrera y Matosas?

El tiro en las bancas va a estar muy bueno. El combate de estrategias va a ser sensacional y ahora todos tendremos la oportunidad de ver a los dos mejores entrenadores de México enfrentarse. La clave será el marcaje que Matosas ordene sobre Rubens Sambueza, él es el armador del América y tiene que estar bien cubierto para que nada se salga del script, para que nada le salga mal al León. Lástima por el Piojo, porque el título se lo va a llevar León, de la mano de Gustavo Matosas.