León y Puebla no se hacen daño

Christian Martínez atajó un penal al minuto noventa para evitar la derrota de unos Panzas Verdes a los que el empate le alcanzó para meterse una semana más entre los 8 mejores en la tabla.

Los esmeraldas y camoteros no se hicieron daño entre sí.
Los esmeraldas y camoteros no se hicieron daño entre sí. (Mexsport)

LEÓN

Una versión del León distinta a la que logró cuatro triunfos consecutivos alejada del buen futbol y de la fortuna estuvo a merced de un puebla que tuvo tres oportunidades claras llevarse los tres puntos.

El arquero del León tuvo poco que contar en noventa minutos pero una atajada suya le dio a los Panzas Verdes un punto valioso para ir a pelear la calificación en la última jornada.

Un Puebla a la Chelis: gitano e impredecible, salió a la cancha del estadio León a presionar desde la salida al León, el entrenador poblano adelantó en la seman que buscaría "cortarle los circuitos" al León presionando desde la salida de Christian Martínez; "que la pelota le llegue sucia a los jugadores del León y a partir de ahí hacerle daño al León", anunció y cumplió desde el arranque del juego.

El primer cuarto de hora de juego tuvo como protagonista a un Eisner Loboa ahora vestido de azul y con una franja, sobre el colombiano recayó en gran medida el desahogo del juego ofensivo visitante.

Nacho González sin tomarlo en marcación personal se escalonó con sus compañeros para salir a cortar los intentos de su ex compañero.

La jugada más peligrosa del primer tiempo la tuvo el León. Un descuido en la defensa central del Puebla le abrió la puerta Elías Hernández que encaró a Alfredo Frausto que con un manotazo salvador evitó la anotación verdiblanca.

Al la fiera le costó durante 45 minutos ser la fiera que venía jugando los últimos 3 juegos, la tenencia de la pelota no ayudó pues no pudo lograr darle orientación y sentido.

Un lapso de 10 minutos logró robarle totalmente el esférico a los poblanos, la mayor renta que logró obtener fueron casi diez tiros de esquina que poco inquietaron al arquero visitante.

El primer tiempo terminó justo donde quería el Chelis, no por el marcador pero si por el desarrollo de juego: sucio y deslucido.

El segundo tiempo no cambió mucho a diferencia de cómo terminó.

El León no pudo generar el volumen de juego acostumbrado y batallo con un Puebla Rocoso que apostó todo al vértigo de Eisner Loboa.

Desde la zona defensiva apareció el mejor jugador del partido, Nacho González que no perdió batalla alguna, siempre estuvo atento y cortó todo peligro cuando Loboa y Pajoy se enfilaban a la puerta de Martínez.

Los cambios de Matosas fueron prácticamente los mismo que el partido pasado tanto nominal como tácticamente, Matosas mandó a Caicedo y Yamilson Rivera para dinamitar las bandas y revolucionar el ataque, sin embargo el problema para el León estaba una línea atrás, en el último pase que los pusiera de frente al marco rival.

El juego se llenó de tiros de esquina donde se generaron la mayor cantidad de envíos al área.

En un tiro de esquina fue Humberto Luna el que despertó el juego, su remate de cabeza se estrelló en la base del poste derecho de Martínez que ya no podía hacer nada más que mirar la jugada.

El juego se abrió en los minutos finales, el León arriesgó y perdió las formas en zona defensiva para ir con todo al frente. Elías Hernández se lanzó por la banda en una descolgada del León, el mejor pasador mexicano de la Liga encontró en un centró medido a Mauro Boselli que remató de cabeza para reventar el travesaño del poste de Alfredo Frausto.

Con el León volcado al frente el Puebla tuvo un par de oportunidades para terminar el juego pero ni Noriega, goleador poblano en la Liga con cuatro tantos, ni Pajoy pudieron vencer en mano a mano a Martínez.

La tercera oportunidad parecía la vencida. Un penal al minuto 45 era la jugada que estaba esperando el Puebla para terminar un juego donde maniató al León Pajoy ejecutó la pena máxima, pero Christian Martínez se agrandó y con su lance alcanzó a sacar la pelota. Puebla no perdonó al León.