CRÓNICA | POR FRANCISCO VELA

Bolívar le sacó el empate a León en la Libertadores

GOLES: Boselli (2') / Callejón (63')

El cuadro esmeralda dejó ir el triunfo de visita en la Copa, luego del penal que falló Rafael Márquez al 82'

Bolivia

El equipo de Gustavo Matosas rescató un punto al empatar a un gol con la Academia, en juego de la jornada dos por la Copa Libertadores

El gol es el táctico en el futbol, y León lo aplicó de buena, ya que al minuto tres, el portero Romel Quiñonez se comió un disparo de Mauro Boselli que no llevaba potencia, pero sí colocación.

La anotación fue muy temprano en el partido y eso le permitió a la visita manejar a su modo.

Matosas apostó a ir sólo con un punta: Boselli acompañado de Luis Montes, quien jugó detrás del ariete. El cambio sorpresivo fue la no alineación de "Aris" Hernández, quien por una molestia en el tobillo no pudo ser elegible.

Por las condiciones de altura, León le cedió el esférico a los locales para que cuando ellos la recuperaran sacar, no oro, petróleo en cada jugada al ataque.

El Bolívar atacó más por obligación que por gusto, pues tenía la presión de ganar y comenzó perdiendo. El español Juan Callejón fue el hombre más desequilibrante de los locales, logró romper líneas verdiblancas, pero William Ferreira tuvo la pólvora mojada y falló todas.

Después del gol, el León tuvo varias: Una vaselina de Montes que pasó por encima del arquero y un remate a boca jarro del mismo 10 que atajó Quiñónez. Otra de Carlos "Gullit" Peña, la más clara del partido y voló el disparo. Y un penal claro sobre Boselli que no quiso marcar Manuel Garay.

El partido estuvo para ambos lados, la localía con más presión que la visita; la cancha mojada por la lluvia horas antes impidió el buen trato de la pelota y los dos equipos eran imprecisos en sus pases.

Al cruzar el medio campo, Bolívar causó escozor en la meta de William Yarbrough, pero nadie acompañó a Callejón; Ferreira y Rudy Cardozo quedaron deber. La desventaja de los peceños era la pelota en defensiva, cosa que aprovechó el León. La defensa boliviana está aprendiendo a tropezones, no son marcadores de punta.

León se fue al descanso con el marcador a su favor y con el control del juego.

En el segundo tiempo, Bolívar se fue al frente buscando el gol que los devolviera al partido, pero cada que avanzó León les dio respuesta inmediata. El empate se veía cerca.

Cayó el empate, Callejón hizo un tiro-centro que atravesó a todos, hasta a Yarbrough.

León siguió con la misma dinámica, Matosas hizo cambios, sacrificó a "Gullit", quien terminó agotado, no fue su noche, también sacó a Boselli y a Elías Hernández para darle juego a Aldo Rocha, Franco Arizala y Matías Britos. Los cambios ahora no dieron resultados.

La Fiera generó más, pero perdonó. La más clara fue un penal a cinco minutos del final sobre Franco Arizala que cobró Rafael Márquez, su tiro fue colocado pero sin potencia; Quiñonez, quien estaba convertido en el jugador de la noche, se creció más al atajar la pena máxima.

Antes del final, León tuvo una más con Arizala, el colombiano entró al área y, frente al arquero con opciones para asistir, intentó tirar por debajo de las piernas y falló.

La Fiera no supo capitalizar el partido y se trajo sólo un punto de Bolivia. Su siguiente juego es en Guayaquil, Ecuador, contra Emelec (11 de marzo).

Partido por la segunda fecha del Grupo 7, disputado en el estadio Hernando Siles a 3 mil 600 de altitud de La Paz, Bolivia