Gustavo Matosas, bicampeón hecho en México

El uruguayo se metió, junto con León, a la historia del balompié nacional después de que venció a Pachuca

Final Pachuca vs León
Final Pachuca vs León (Mexsport)

PACHUCA, Hidalgo

Tuvo que pasar una década para un equipo en México se proclamara bicampeón después de aquellos Pumas de Hugo Sánchez en 2004.

Hoy, el Apertura 2013 y Clausura 2014 fueron de León y Gustavo Matosas comandó a una Fiera que se metió a la Liguilla como el peor, de panzazo, a lo mediocre.

Un octavo lugar de la tabla que se gestó como milagro. Con veintitrés puntos, el Club Esmeralda cosechó un 'Bi'.

Sin embargo, de eso no tiene la culpa el estratega uruguayo, quien forjó en suelo tricolor su mayor éxito, después de que dirigió en tierra sudamericana.

ÓPERA PRIMA

En la campaña 2006-2007, con Danubio, en su país, primera vez que Matosas comandó un equipo y salió campeón. "Estoy muy orgulloso y me han dado (los jugadores) una de mis alegrías más grandes como técnico".

INSPIRACIÓN PERDIDA

Con Universidad de San Martín de Porres, en Perú, Matosas apenas dirigió 14 partidos en 2009 y no salió de la mejor manera; incluso, cargó contra la directiva por un adeudo salarial: "Ofrecen fortunas a otros técnicos y a mí no me quieren pagar lo que me deben".

SEGUNDAS PARTES NO SON BUENAS

Regresó el hijo pródigo, Danubio recontrató a Gustavo para la campaña 2010-11, después de un errático andar por Bella Vista y Peñarol; sin embargo, su retorno resultó gris, sin chispa; incluso, con contrato vigente hasta mediados de 2011, el charrúa negoció con Gallos Blancos de Querétaro. "Informé al presidente del Danubio sobre todo lo actuado, porque es lo que corresponde".

GALLO Y PELEA

El 1 de diciembre de 2010, Matosas se presentó en la disciplina queretana, donde en el Clausura 2011 sumó cuatro triunfos, cuatro empates y nueve derrotas. Para el Apertura 2011, el timonel apenas completó cinco compromisos, de los cuales venció en dos, empató uno y tiró dos. La fricción con el presidente de ese entonces, Ulises Zurita, agilizó su salida.

DEL HADES AL OLIMPO

No pasó ni un mes desde su adiós de Querétaro y la directiva del León, encabezada por Jesús Martínez Murguía, se fijó en Gustavo, quien ancló en septiembre de 2011.

Historia conocida: ascenso y gloria, su vuelta a la Liga MX se dio por la puerta grande; por si fuera poco, en el Apertura 2012, La Fiera enamoró con su futbol ofensivo y agresivo, que le alcanzó para un tercer lugar de la general, pero cayó en semifinales ante quien fue monarca de aquél certamen: Xolos de Tijuana.

El accionar esmeralda dentro del Clausura 2013 no fue el esperado; incluso, se planteó la salida de Matosas; no obstante, se le dio el voto de confianza a pesar de que sumó tres victorias en 17 compromisos: lapidarias 16 unidades.

Llegó el Apertura 2013 y el infierno se transformó en cielo. Título de Primera División, la sexta estrella la rubricó en el Azteca sobre el América de Miguel Herrera; asimismo, el premio al mínimo esfuerzo, en este Clausura 2014, fue el de ser bicampeón, así marcó Gustavo la séptima estrella en el escudo fiero, quien al inicio de la campaña dedicó, en mayor medida, sus fuerzas a la Copa Libertadores, certamen del que se fue en octavos ante Bolívar.