Asume como los grandes

El portero del León, William Yarbrough le planta la cara a su error y afirma que le sirve de aprendizaje; se siente respaldado por sus compañeros y el técnico.

León, GTO.

La novatez en liguilla le ha pesado en algunas jugadas a William Yarbrough de 24 años, pero su sensatez y sinceridad lo hacen reaccionar como los grandes.

El guardameta de los verdes, que está jugando apenas su primer liguilla en Primera División y cuenta con apenas 28 juegos en la máxima categoría, no rehúye a la responsabilidad y acepta con su culpa en los errores de gol que ha tenido en los juegos de liguilla, sobre todo el del jueves pasado, donde en una mala salida le dio vida a Santos en la semifinal.

Yarbrough reconoce y acepta su error, pero no se arrepiente, al contrario lo toma como una buena experiencia para seguir creciendo.

"Es un error mío y cuando se comete un error hay que aceptarlo; me ganó el ímpetu de querer salir a cortar la pelota y no me arrepiento porque así voy a aprender. Desgraciadamente pasó en este partido, pero tengo la cabeza fuerte y estoy listo", explicó el portero felino.

"En jugadas como esa son momentos rápidos donde tienes que tomar decisiones, tomé la equivocada y hay que aceptar que fue mí error. Independientemente de lo que pase, a mí me gusta jugar mi área", dijo.

William Paul no se vence por un par de errores que ha tenido, sino todo lo contrario, ya espera el partido de vuelta de la semifinal para tomar revancha

"Lo que pasó ya está, tenemos que ver lo que se hizo mal y lo que se hizo bien, el domingo tenemos un partido importante porque vienen noventa minutos muy importantes donde nos estamos jugando el pase a la final. Así que tenemos que levantar la cabeza y estar listos", comentó el portero titular más joven de toda la Liga MX.

Además Yarbrough señaló que el regaño de Rafa Márquez, el capitán, no fue personal, sólo le llamó la atención por la jugada que fue mal ejecutada.

"Me tocó y lo acepto. No fue nada personal (el regaño de Márquez), más bien la impotencia de que al minuto 90´ se comete un error. Simplemente me dijo que no tenía que salir. El grito fue bien merecido. Hay que aceptarlo y levantar la cabeza".

El cancerbero también se mostró motivado por el respaldo que le dieron los jugadores y el cuerpo técnico tras los errores que derivaron goles en contra.

"Gracias al apoyo de mis compañeros ya estoy listo para lo que viene. Me motiva saber que tienes el respaldo de tu entrenador, es algo muy importante y le agradezco no sólo a él, sino a todos mis compañeros del equipo", concluyó el portero, quien también dijo no sentir presión extra para los próximos cotejos.