Aficionados presumen piel esmeralda

Miles de leoneses salieron a las calles de la ciudad enfundados en la playera del equipo León. Ayer antes, durante y después del partido, por toda la ciudad se pasearon los aficionados con los colores de la fiera

La familia Madrigal disfrutando el partido.
La familia Madrigal disfrutando el partido. (Arturo Andrade)

León, GTO.

El color esmeralda predominó en las calles de León: la gente vestía con su uniforme de gala a la espera de la hora en la que el equipo verdiblanco enfrentaría a Morelia.

La pasión se sentía y se veía a cada paso, en cada esquina, en cada calle, en cada parada de la oruga. Varios aficionados salían de sus trabajos y caminaban apresuradamente por el Centro Histórico para reunirse con amigos o familiares para ver en partido en distintos lugares de la ciudad.

Casi todos enfundados en la casaca de su equipo.

Ya no es sorpresa: cuando juega el León la gente muda de piel, se quita la de toda la semana y presume la divisa que defienden los héroes del ascenso, los Burbano, los Gallitos, los Montes, los Gullit, etc.

No importa el tamaño, el color; si es pirata u original; si es de esta temporada o de una pasada, todos portan la playera que distingue a los leoneses, portan la playera del León.

Mujeres, niños, niñas, mamás, papás, novios, nadie quiere dejar pasar la oportunidad de hacer visible su apoyo al equipo que ayer jugaba el primer partido de la Liguilla.

"¡Mauro Boselli será el héroe de la noche!" sin pensarlo dos veces, rápidamente hacían referencia al jugador esmeralda al tiempo que besaban el escudo la playera del equipo.

El lente de la cámara de video y de fotografía no se esfuerza encontrar el mejor objetivo, la mejor imagen, todos posan, todos quieren salir en la tele, en el periódico mostrando su playera, la de su equipo, la de su ciudad.