Claves psicológicas para un buen debut en el Mundial

La presión, el compromiso del capitán y las emociones que refleje Herrera, las claves psicológicas para un buen debut mundialista

Entrenamiento de la selección mexicana
Entrenamiento de la selección mexicana (Mexsport)

Guadalajara

Una Copa del Mundo de futbol se juega con los pies y la cabeza. De cara al debut mundialista de México ante Camerún, el psicólogo deportivo Manuel Gustavo Zepeda Gómez hizo un análisis a detalle de la Selección Mexicana. 

 

El médico, quien trabajó con Bora Milutinovic en la selección de Estados Unidos previo a la Copa del Mundo de Italia 90, y que colaboró con Atlas cuando Miguel Brindisi y Tomás Boy (primera etapa) fueron técnicos, reconoció que una de sus principales preocupaciones es la actuación que tendrá el capitán Rafael Márquez, quien se ha caracterizado por perder la cabeza en momentos importantes. 

 

“A mí el que me preocupa es Rafa Márquez porque cuando ve hundido el barco huye, siempre deja el barco, no es el capitán que se hunde con el barco. Sería importante trabajar con Rafa Márquez el compromiso con sus compañeros, por eso la experiencia es importante pero más el carácter”. 

 

Asimismo, Zepeda Gómez pide a Miguel Herrera a mostrar ecuanimidad a lo largo de la justa, ya que el Tricolor depende mucho de lo que éste le transmite desde el banquillo. Cree que la Selección debe poner más futbol que emoción dentro de la cancha. 

 

“Me preocupa porque FIFA y los árbitros van a estar muy cuidadosos de la disciplina de los jugadores y técnicos, y si el Güero Herrera no disciplina su comportamiento no va a pasar el Mundial en la banca, lo va a pasar en la tribuna y eso sí puede afectar porque el estilo del técnico es muy emocional, eso se refleja en la selección. El equipo trata de jugar muy rápido, no piensan la jugada, no veo conjunto, veo mucha entrega y un equipo muy desbocado, y si logran darle pausa tienen oportunidad de avanzar, pero si siguen desbocados y tratando de jugar más con la emoción que con la inteligencia nos vendremos en la primera fase”. 

 

El también integrante del consejo de investigación de FIFA, manifestó que  de cara al duelo ante los africanos los seleccionados deben creer en sus capacidades, pero sobre todo disfrutar los 90 minutos. 

 

”Aunque la mayoría tiene experiencia mundialista, el primer partido tiene una presión psicológica. En el primer partido se viene una avalancha de pensamientos y estos pensamientos están retroalimentados por un estado físico de angustia, de preocupación, hay jugadores que no duermen y esto sucede antes de un partido debido al grado de responsabilidad que se le da al jugador. 

 

“¿Cómo debe manejar un futbolista este aspecto?, se debe preparar para que se le enseñe a disfrutar los restos; así como a un torero le encanta salir al ruedo y tiene altos grados de adrenalina en su sangre. Para este tipo de cotejos se les debe enseñar seguridad en sus habilidades, la disposición que se tenga a la idea táctica que favorecerá el desempeño del equipo, y por último, la seguridad de que toda pelota que tenga en mi poder la daré bien, y si no es así lo borraré rápidamente”.  

 

El prestigiado psicólogo considera que los arqueros mexicanos vivirán un Mundial lleno de presión, esto debido a la determinación del Piojo de decidirse por alguno de ellos como titular de último momento. 

 

“Supongamos que todavía no está definido (el arquero), bajo esa suposición los que van a estar con más presión serán los porteros y esto generará más inquietud con el resto del equipo porque la primera posición que debe generar confianza es el arquero. El mayor grado de ansiedad lo están viviendo Ochoa y Corona y el mayor grado de incertidumbre lo tiene el resto del equipo, aunque me parece que es una táctica o un mensaje para el rival”.