El día que Kovac soñó con Torrado

El hoy técnico de la selección de Croacia vivió una auténtica pesadilla cortesía del mediocampista mexicano el día que enfrentó al Tri en la Copa del Mundo de Corea-Japón 2002

Ciudad de México

En el no muy lejano Mundial 2002, disputado en tierras asiáticas, México y Croacia se enfrentaron en su duelo inaugural sobre el césped del Estadio de Niigata (Japón), es bien sabido que en dicho encuentro el Tri de Javier Aguirre salió airoso, condenando además a unos balcánicos que en Francia 98 habían brillado con luz propia.

Sin embargo, paralelo al duelo, se vivió una historia que el entonces jugador número 10 del representativo europeo, Niko Kovac, sufrió al convertirse en víctima constante de la aguerrida fuerza de Gerardo Torrado, quien era pieza fundamental del mediocampo del Tri.

Gerardo realizó aquella noche marcación personal sobre Kovac, no lo dejó respirar y, cuando hizo falta, le atizó leña, lo que el hoy timonel de los europeos aún no olvida.

El hoy entrenador de Croacia en Brasil 2014, puede fundamentar sus palabras y argumentos sobre quién debe tener miedo a quién, en el duelo que hoy revivirán mexicanos y croatas básicamente en el rencor u odio que aún pueda guardar de aquél mal recuerdo en 2002.

Kovac, quien no se cansó de caer una y otra vez producto de la marca de Torrado, coronó su pesadilla al ver caer a su equipo con un ese penal que Cuauhtémoc Blanco hiciera efectivo para la causa tricolor.

La sombra del capitán de Cruz Azul deambulaba ayer en la sala de prensa cuando el técnico europeo aseguró que: "Si a alguien le van a temblar las rodillas, será a ellos (México)".

México y Croacia reeditan aquel duelo de Corea-Japón 12 años después, hoy se juegan el pase a octavos de final en busca de trascender dentro de la Copa del Mundo de Brasil.