Tim Krul, viejo conocido de México

El portero holandés que ingresó para la tanda de penales ante Costa Rica, se enfrentó al Tri Sub 17 que se coronó en dicha categoría en Perú 2005

Krul le paró el penal a Ruiz
Krul le paró el penal a Ruiz (Reuters )

CIUDAD DE MÉXICO

Aunque la participación de México en la Copa del Mundo terminó la semana pasada, el Tri formó parte del recuerdo de la eliminatoria de cuartos de final entre Holanda y Costa Rica, y no precisamente porque la Naranja Mecánica echó al cuadro azteca, ni por la 'hermandad' con la que Concacaf une a los ticos con el conjunto tricolor.

Fue Tim Krul el rememoró al combinado nacional, y es que él fue el portero de Holanda que atajó en las semifinales de la Copa del Mundo Sub 17, que se llevó a cabo en Perú, y en la que, dirigidos por Jesús Ramírez, los juveniles elementos nacionales cosecharon el cetro campeón del orbe al vencer a Brasil en la final del certamen. En la antesala de aquel último encuentro, los mexicanos derrotaron al cuadro del ahora arquero sensación.

El 29 de septiembre del 2005, en Chiclayo, México y Holanda se midieron por el pase a la final de la contienda infantil. En la selección europea destacaba el capitán y portero espigado, Tim Krul, además de otros elementos como Jeffrey Sarpog o Ruud Vormer. Pese a la calidad del todavía novel cancerbero, aquella tarde, los pupilos de Chucho Ramírez salieron inspirados y perforaron su valla con marcador de 4-0, con doblete de César Villaluz (al 33' y al 61'), además de tantos de Héctor Moreno (al 50') y Ever Guzmán (90').

Eliminados de la final, aquella juvenil camada de holandeses quedó marcada por el fracaso ante el escuadrón nacional, y solo pocos pudieron destacar después; terminaron con el tercer sitio de la justa, luego de imponerse a Turquía en duelo por ese lugar en el podio. Krul, el capitán de aquella Naranja Mecánica continúo con su carrera (siempre en Inglaterra y Escocia), compitiendo desde su trinchera por un sitio en el máximo combinado.

MERMADO A LA SUPLENCIA

Tras el retiro de Edwin Van der Sar y el fugaz paso de Maarten Stekelnburg, el marco de Holanda quedó libre para el Mundial del 2014, pero el destino y el futbol le otorgaron el tercer puesto en cuanto a importancia de porteros a Krul para esta justa intercontinental. Tim fue rebasado en la carrera mundialista por Jasper Cillessen y Michael Vorm; sin embargo, ante Costa Rica, en el momento más apremiante de su equipo, la fortuna tocó a su puerta e ingresó de cambio para vestirse de héroe, atajando dos de cuatro penales del rival centroamericano.