Los 'Ticos' regresan a su país

Decenas de miles de costarricenses vestidos con camisetas de color rojo y ondeando banderas del país a su selección de fútbol, que logró en Brasil su mejor desempeño en una Copa del Mundo 


Así recibieron en Costa Rica a sus seleccionados
Así recibieron en Costa Rica a sus seleccionados (Reuters )

San José

Los jugadores y el técnico Jorge Luis Pinto participaron en una ceremonia en el aeropuerto internacional José Santamaría, donde fueron recibidos por el presidente Luis Guillermo Solís a pie de pista y luego develaron una placa en honor a su desempeño en el Mundial.

"Son los héroes de Costa Rica. Si todo es posible, como ustedes nos han enseñado, es posible que este país llegue más alto", expresó Solís. "Gracias por el ejemplo que dieron, por los goles que metieron, los goles que pararon y gracias por llevar el tricolor costarricense a las cumbres más altas del deporte mundial".

"Enfrentaron a las grandes potencias sin miedo y sin temor. Estoy orgulloso de ellos y aún vamos a dar más", dijo Pinto en el aeropuerto al referirse a sus jugadores.

Costa Rica ganó el grupo más complicado del Mundial, al vencer a Uruguay e Italia, y empatar con Inglaterra. Luego superó a Grecia en octavos de final, y cayó en cuartos frente a Holanda en una definición por penales.

"Fuimos como la cenicienta y regresamos como guerreros triunfadores. Los sueños se cumplen. Nosotros ya soñamos con Rusia 2018", expresó el capitán Bryan Ruiz.

La selección partió en caravana hacia el paseo Colón en el centro de San José. A los lados de la carretera aguardaba una multitud tan amplia que obligó a que la caravana de los jugadores se desplazara ralentizada durante horas.

Adriana Lagos, una estudiante de 24 años que reside en San José aseguró que sentía un gran orgullo de ser costarricense gracias a la selección.

"Nuestros jugadores y el seleccionador le han dado al mundo una lección no muy habitual en el fútbol: que la excelencia y la humildad pueden ir juntas", consideró.

Heidi Cambronero, una jubilada de 61 años que festejaba en las calles junto a su marido, afirmó que la selección había trabajado duro hasta conseguir lo que calificó de "hazaña".

"Vale más la dureza del trabajo y el esfuerzo de un equipo unido, como ha demostrado Costa Rica desde la modestia, que mil lecciones de teoría y fama", dijo.