Un 'Piojo' de latex

Capturar el gesto característico del técnico de la selección nacional, Miguel Herrera, cuando festeja un gol fue la tarea más difícil al momento de diseñar las populares máscaras, admite el monero Julio Iván López, Rictus

CIUDAD DE MÉXICO

El rostro del director técnico de la selección nacional, Miguel Herrera, es todo un dilema. No es su culpa, algún defecto debía tener, pero ¿cómo retratar entonces esa mueca tan peculiar con la que celebra un gol? Ese es el retoque enfrentaron un escultor y un caricaturista para plasmar en una máscara el rostro del internacionalmente popular Piojo.

ENERO. CUERNAVACA, MORELOS

La orden de Diego Esponda, director de Grupo REV (fabricante nacionale internacional de máscaras de Halloween), fue muy clara: incluir en su catálogo de productos altimonel del Tri. En pleno inicio de año, recuerda el escultor Jorge Arturo Esparza, había tiempo para cumplir la orden, pues el catálogo sería publicado hasta abril.

Confiado, pidió a dos de sus colaboradores buscar diversas fotografías y videos del personaje a fin de elegir qué gesto plasmar en el diseño de la careta de látex que llegaría a todo el país.

"Toda máscara es un reto, pero en el caso del Piojo sí fue bastante complicado, no había fotos de buen tamaño y lo más difícil fue encontrar ese punto donde la cara sea cómica sin dejar de ser él. Eso es algo muy importante: no perder la esencia del personaje "explica Jorge, quien desde hace cinco años trabaja para REV en la creación de máscaras de monstruos, hombres lobo, brujas y hasta políticos.

Un modelo de plastilina, dos, tres, cuatro y la respuesta de Esponda sería la misma "ese no es el Piojo". Cuando no le faltaba cachete le sobraba cabello, no tenía arrugas, el cuello estaba demasiado ancho o la mueca era sombría. La quinta fue la vencida y el escultor obtuvo la aprobación final dos meses después; solo así la escultura de plastilina pudo transformarse en un molde de yeso que ingresó el taller de látex para, finalmente, quedar coloreado con aerógrafo.

"Más que máscaras nosotros las llamamos 'cabezas', porque, si te das cuenta, el peinado del Piojo es bastante largo de atrás; entonces, tuvimos que acortarlo para que el producto final fuera más fácil de usar por cualquier persona" explica Jorge.

MAYO. COLONIA PORTALES, DISTRITO FEDERAL

Cansado de hacer caricatura políticay buscando salir del papel para explorar el mundo tridimensional, Julio Iván López Valverde, Rictus, comenzó a trazar los rostros del entrenador de la selección y de Oribe Peralta, el delantero que se ha convertido en la esperanza de México en Brasil. "¡Son supercaricaturizables!

Hasta cierto punto, irresistibles ¿Cómo no hacerles un dibujo,una máscara?", confiesa.

Del papel pasó a la arcilla, cuidando aquellos detalles finos como las cejas, los ojos, la dentadura o las arrugas de los labios. "Se invierte un poquito de sudor, tiempo, lágrima. De repente te vasa dormir diciendo ¡ya lo tengo, ya quedó igual! Y te despiertas por la mañana preguntando:¿quién es este cuate? Y hay quevolver a empezar", cuenta Rictus, el monero creador del popular Peje-muñeco pasando por Tin-Tan y Pedro Infante.

El resultado final —al que llamó "máscaras futboleras"— quedó plasmado en una concha de yeso que inmortalizó el rostro artesanal del Piojo, cuya fabricación masiva se llevó a cabo en un taller de juguetes.

"A Peralta fue muy fácil trabajarlo: no más de cuatro días. ¿El Piojo? Ese sí fue complicado por el gesto tan característico que tiene cuando está en el éxtasis del festejo del gol", precisa.

LOS PIOJOS POR LAS CALLES

Grupo REV fabricó 578 máscaras del Piojo, mismas que fueron compradas por clientes mayoristas, que las distribuyeron en el país, incluido el mercado de Sonora. Allí el rostro de Miguel Herrera llegó acompañado por otros populares futbolistas fabricados en años anteriores: Chicharito, Memo Ochoa, Cuauhtémoc Blanco, Rafa Márquez.

"Oribe fue un caso particular porque se hizo a petición de una agencia de publicidad" explica el escultor Jorge Esparza. Por extraño que parezca, estas máscaras han sido más solicitadas para fiestas de disfraces que para los partidos del Tri, quizás por ello no ha sido común verlas ni el Zócalo capitalino ni en los festejos del Ángel de la Independencia. Cada una vale 100 pesos y 90, enc aso de llevar más de tres. Los Piojos de Rictus son 100 y se venden únicamente en el Centro Histórico de la capital a un costo individual de 150 pesos. De hacer una tercera máscara, el caricaturista ya eligió hacerla con Memo Ochoa, por lo que ya comenzó a hacer los primeros trazos en papel.

"Se ha vuelto tanpopular que hasta se me ocurre podría funcionar para una sex shop por aquello de que ¡las para todas!", bromeó Rictus.