Estados Unidos, la historia de esfuerzo

No es obra de la casualidad que la selección estadounidense de futbol cada vez tenga mejores resultados, pues el trabajo mostrado a nivel de liga en cuanto a infraestructura le ha dado una solidez para trabajar un buen conjunto nacional

Estados Unidos e el Mundial de Brasil 2014
Estados Unidos e el Mundial de Brasil 2014 (Reuters)

Ciudad de México

Desde la fundación de la MLS, a raíz del Mundial realizado en el país norteamericano en 1994, el futbol de Estados Unidos ha tenido un crecimiento importante a nivel selección. En la justa de la cual fueron anfitriones se colaron a la fase de octavos de final cayendo ante Brasil, quien a la postre resultaría campeón.

Para Francia 98, Estados Unidos tenía una mejor estructura en cuanto a selecciones, pero aún estaban rezagados con otros conjuntos como el mexicano en CONCACAF, en aquella ocasión se despidió después de tres partidos.

El factor Bruce Arena

El técnico tomó la selección después de la penosa actuación en Francia. Con la Universidad de Virginia como única experiencia comenzó a trabajar con jóvenes promesas estadounidenses para formar un combinado competitivo pensando en Corea y Japón 2002. En el Mundial asiático, Bruce Arena clasificó en segundo lugar de grupo, en octavos de final parecía un duelo complicado ante su eterno rival de zona: México, sin embargo con mucho orden futbolístico y jóvenes talentosos como Cobi Jones y Landon Donovan los americanos eliminaron a la selección azteca.

En cuartos de final sucumbieron ante la poderosa y siempre competitiva Alemania, sin embargo esto resultó un parteaguas para el futbol nortemericano.

Para Alemania 2006, la escuadra americana había caído en un bache, el sistema de Bruce Arena comenzó a hacerse obsoleto, aún así mantuvieron al técnico al clasificarlos para la justa mundialista. El conjunto estadounidense, sin embargo, no tuvo una buena actuación como había ocurrido cuatro años atrás y quedó eliminado después de solo tres partidos, lo que desembocó en el despido de Bruce Arena. La renovación era urgente.

Gran actuación internacional

La llegada de Bob Bradley le regresó la frescura a la selección, se hicieron de la Copa Oro 2007 ganando la final ante México. Se inició un proceso en el que una gama de nacionalidades se hizo presente en el combinado americano, la inclusión de futbolistas latinos nacidos en suelo estadounidense le dio un salto de calidad y versatilidad en el modo de juego. Esto quedó demostrado en la Copa Confederaciones 2009 donde, para sorpresa de propios y extraños, dejó fuera a Italia en fase de grupos y en semifinales eliminó a la selección sensación del momento, España. En la final, ante Brasil, estuvo a pocos minutos de proclamarse campeón, sin embargo la inexperiencia pesó y la verdeamarella les arrebató la gloria. Pero con esto dejaron una muestra de los alcances que ese país tenía como selección.

Esta actuación y su buena eliminatoria le valió ser cabeza de grupo para Sudáfrica 2010, alcanzó la cima del sector dentro del Mundial y se vio de nuevo en la fase de octavos de final, pero esta vez ante la selección de Ghana quien sorpresivamente los eliminó.

Nueva mentalidad

Para 2011, llegó el técnico alemán, Jürgen Klinsmann, quien desde su llegada se identificó con lo que significa el futbol norteamericano y la MLS. Ha traído una nueva mentalidad, además de que cada vez es mayor el número de futbolistas estadounidenses que juegan en las mejores ligas del mundo. Aunque le costó cierto tiempo aclimatarse a la CONCACAF logró darle su estilo al combinado norteamericano.

Rumbo al Mundial de Brasil 2014, se clasificó con solidez en primer lugar. Ya en la justa se encontró con un grupo complicado, sin embargo la selección estadounidense ha mostrado su crecimiento físico, mental y futbolístico en esta copa mundial, se clasificó como segundo de grupo por detrás de Alemania. Ahora tiene enfrente a la selección de Bélgica, una oportunidad para lograr lo hecho en Corea y Japón llegando a cuartos de final.

Sin duda, de 1994 a la fecha, la selección de Estados Unidos ha ido evolucionando, la infraestructura de su liga y el compromiso de crear interés en las nuevas generaciones por este deporte ha hecho una selección más competitiva y cada vez está más cerca de los primeros planos del futbol mundial.