Estados Unidos, segundo país con más boletos

La creciente popularidad del futbol en el país americano ha quedado reflejada en los estadios de Brasil, en donde son la afición que más se ha hecho presente solo por debajo de los anfitriones

Afición estadounidense
Afición estadounidense (Reuters)

Brasil

La FIFA informó que en Estados Unidos se vendieron alrededor de 200.000 boletos, muchos a través de una lotería en línea realizada hace meses.

Zach Rambach, agente de seguros en Springfield, Illinois, compartía con cinco de sus amigos la idea de ir a un Mundial como parte de las cosas que se sentían obligados a hacer alguna vez en su vida. Así, se gastaron alrededor de 5.000 dólares cada uno para ver cuatro partidos durante sus vacaciones en Brasil.

Entre los cotejos para los que compraron entradas está el Alemania-Estados Unidos del jueves.

"Ir a la Meca del fútbol, Brasil, y ver la emoción, la atmósfera, esto es algo que sólo se vive una vez", dijo Rambach, de 31 años. "Habría pagado el triple por esto, de veras lo habría hecho".

La FIFA informó que 20.000 estadounidenses acudieron al estreno de su selección contra Ghana, aproximadamente la mitad de la capacidad en el estadio de Natal. Nishant Tella, vicepresidente del banco de inversión Inner Circle Sports, de Nueva York, estaba entre ellos.

"Había mucho fervor, todos estábamos encendidos", dijo Tella, de 31 años.

A continuación algunos factores que explican por qué Estados Unidos es un mercado primordial para el mayor espectáculo del fútbol.

INGRESO Y POBLACION, AMBOS EN ABUNDANCIA:

Estados Unidos es el tercer país más poblado del mundo, con más de 318, 9 millones de habitantes, de acuerdo con la Oficina del Censo estadounidense. Eso supera a muchas de las potencias futbolísticas. Si apenas un 10% de los habitantes fuera seguidor de este deporte la cifra de aficionados alcanzaría 30 millones, el triple de la población de un país apasionado por el fútbol como Bélgica (10,5 millones de habitantes). El Reino Unido, donde se inventó el deporte, tiene una población de 63,7 millones, una quinta parte de la estadounidense.

Además, EEUU es uno de los países más prósperos del mundo. Sólo un puñado de naciones tienen mayores ingresos per cápita, de acuerdo con el Banco Mundial, y suelen ser países no muy poblados como Kuwait, Australia, Suiza y Suecia.

La combinación de población e ingreso es "el factor primario" que explica las ventas, señaló Laurence DeGaris, profesor asociado de mercadotecnia en la Universidad de Indianápolis, quien habitualmente trabaja en asuntos relacionados con el deporte.

___

CRECIENTE POPULARIDAD:

Más de 24 millones de personas vieron la final del Mundial de 2010, 10 millones más del promedio de espectadores de la Serie Mundial en octubre pasado y el triple de la mayor audiencia registrada para ver la final de la copa Stanley de hockey profesional.

Aunque es complicado decir cuán popular es el fútbol en términos de audiencia televisiva, las cifras sugieren que el interés por el Mundial no es algo totalmente nuevo.

Alrededor de 24,7 millones de televidentes vieron a la selección estadounidense contra Portugal el domingo pasado de acuerdo con la empresa Nielsen. Hace cuatro años, casi 24,3 millones observaron la final, aunque no participaba ningún norteamericano.

Esas cifras no se comparan con la audiencia del Súper Bowl, que atrajo 111,5 millones de espectadores por televisión este año. Pero ambas superan por mucho los 14,9 millones que en promedio vieron la Serie Mundial y los 8,16 millones que sintonizaron el último partido de la Copa Stanley.

NO SOLO BARRAS Y ESTRELLAS

Los vendedores de entradas y otros expertos creen que la mayoría de los boletos comprados en Estados Unidos fueron adquiridos por aficionados de la selección de las barras y las estrellas. Pero no hay duda de que un número considerable de aficionados de otros equipos que viven en Estados Unidos también compraron entradas.

Los hinchas de México residentes en Estados Unidos, en particular, han asistido en números significativos a partidos del 'Tri' en el Mundial. Ellos llenan normalmente estadios en Estados Unidos, donde el equipo mexicano juega muchos de sus amistosos, incluyendo una serie de encuentros de preparación para el Mundial de Brasil.

Unos 53 millones de personas en Estados Unidos son hispanos, según la Oficina del Censo. Y el 65% de ellos son de origen mexicano, aproximadamente 34,5 millones de personas.

Un número menor de estadounidenses cuyos antepasados ??emigraron de Italia, Portugal y otros países que disputan el Mundial también conservan su lealtad a esas selecciones.

¿Y LA VENTA SECUNDARIA?

Los aficionados a los deportes estadounidenses, acostumbrados a comprarle a vendedores en el mercado secundario, como el sitio de venta de boletos en internet Stubhub, podrían preguntarse cuántos boletos comprados en EEUU terminaron vendiéndose en dichos sitios.

No muchos, según parece.

Stubhub informó que ha vendido muy pocas entradas para la Copa del Mundo, mientras Ticketmaster dijo que no está involucrado en absoluto.

Las empresas con las que la FIFA trabaja directamente para vender sus boletos no devolvieron llamadas en busca de comentarios esta semana. Pero el director general de una empresa más pequeña de venta de entradas, TiqIQ, dijo que el mercado secundario de entradas para el Mundial es "relativamente pequeño en comparación con lo que se ve para otros eventos".

Jesse Lawrence, de TiqIQ, calcula que apenas unos 50 asientos estaban disponibles para el partido Estados Unidos-Alemania del jueves cuando faltaban 48 horas para el pitazo inicial.

"En un partido de los Yanquis, puede haber 5.000 asientos disponibles el día del partido", dijo. "La gran mayoría de la gente que quería ir simplemente compró un boleto de la FIFA, a través de la venta en línea".