"Estafan" a mexicano en debut del Tri

Un brasileño que asistía el viernes al juego Camerún-México (0-1) del Mundial-2014 bajo una lluvia torrencial en Natal (noreste), vendió su capa de lluvia a una hincha extranjera, posiblemente mexicana, por 200 dólares

Afición mexicana en Natal
Afición mexicana en Natal (Reuters)

Brasil

El brasileño José Humberto Martins, de 28 años, estaba en el estadio con su novia cuando una mujer se le acercó y en español le ofreció 200 dólares por su capa, que había comprado una hora antes cerca del estadio mundialista por 14 dólares.

"Pensé que era una broma, y me fui. Pero en el camino me puse a pensar y regresé y le pregunté si era en serio. Ella llegó ya con el dinero en la mano. No sé ni la nacionalidad, pero estaba con un hombre que llevaba la camiseta de México", contó este administrador de empresas de Natal.

Normalmente, estas capas salen a unos seis dólares, señaló.

A raíz de la lluvia torrencial y una huelga de autobuses en Natal, muchos hinchas mexicanos y de otras nacionalidades enfrentaron grandes dificultades para asistir al partido México-Camerún el viernes, el segundo del Mundial.

El diluvio en esta ciudad que la FIFA presentaba en sus folletos como "la ciudad del sol", con 300 días soleados por año, ha dejado calles y coches inundados y túneles anegados, forzando a varias personas a transitar con el agua hasta la cintura.

Los aficionados mexicanos, con sus camisetas verdes, grandes sombreros y coloridas máscaras intentaban protegerse de la lluvia bajo los puentes, a la entrada de algunos comercios o en las paradas de autobús.

Pero en vez de amainar, la lluvia era cada vez más fuerte, y miles llegaron al estadio calados hasta los huesos. El techo del Arena das Dunas, además, no cubría todas las gradas.