Brasil paralizó Río de Janeiro

Una de las ciudades más importantes del país se volcó para apoyar a su selección; cientos de aficionados coparon restaurantes y, por supuesto, el Fan Fest

Río de Janeiro, Brasil

La selección brasileña desató una locura en Río de Janeiro. Cientos de aficionados salieron a la calle a buscar el mejor sitio para ver el partido entre la canarinha y Colombia, duelo en Fortaleza, en los cuartos de final de la Copa del Mundo.

Los aficionados se dieron cita en restaurantes y la playa de Copacabana; por supuesto, el Fan Fest, en donde pudieron gozar del encuentro.

Los negocios, que no fueran de comida o bebida, bajaron las cortinas y, por minutos, las calles se veían desiertas, hasta que montones de aficionados se hicieron presentes.

Las trompetas y los gritos se escuchaban por todas partes; los lamentos de los seguidores cada vez que fallaba su futbolista, o el suspiro de alivio cuando el rival fallaba sus opciones

Lo cierto es que, Río de Janeiro se paralizó por su selección, que desde el primer tiempo, les dio una alegría importante. Ahora, el 2-1 volvió loco a Brasil.