Mucho que rescatar del Mundial

Aunque la selección mexicana no consiguió superar los octavos de final, en este certamen el Tricolor mostró cosas importantes, que podrían dar frutos más adelante en lo individual y colectivo

Jugadores de la selección mexicana tras la derrota frente a Holanda
Jugadores de la selección mexicana tras la derrota frente a Holanda (Reuters)

CIUDAD DE MÉXICO

Muchas veces, la frialdad de los números hace olvidar el fuego que los equipos encienden en sus aficiones sobre el terreno de juego, porque al final, lo que manda son los resultados y esos son los que pasan a la historia. En Ese ámbito, el equipo de Miguel Herrera se recordará como un grupo más que se quedó en los octavos de final, que estuvo a punto de llegar al quinto partido, pero por tal o cual no lo consiguió.

Sin embargo, haciendo a un lado la crueldad de las estadísticas, hay muchas cosas que reconocerle a este equipo. Primero, tal como lo dijo Giovani dos Santos, "Miguel Herrera le devolvió la ilusión a todo un país", y así fue después del duelo contra Camerún, el primero en la Copa del Mundo.

Pocos creían en este equipo después de las eliminatorias tortuosas, luego de los amistosos en los que pintaba para poco, pero desde el primer minuto mostraron un rostro distinto.

LAS AGALLAS POR DELANTE

Pocas veces se ve a un equipo con "tantas ganas de ganar", como lo mencionaban incluso los mismos rivales, y eso, explotó el nivel de la mayoría en el terreno de juego, y cuando el futbol no alcanzaba salía el corazón. Los futbolistas estaban convencidos de que podrían llegar hasta la Fina, y no eran frases trilladas, el tono y el entusiasmo con el que lo mencionaban, incluso sin cámaras y micrófonos de por medio, dejaban claro que en este Tri había una mentalidad muy distinta.

UNIÓN DE GRUPO

No importaba quién entrara, quién saliera, los pupilos de Miguel Herrera siempre mostraron esa unión. Incluso, concluido el duelo contra Holanda, se veía a Jesús Corona consolar a los compañeros que se desplomaron en el terreno de juego. Los entrenamientos eran el mismo son, sonrisas y camaradería, que luego se reflejaban en el accionar.

EL OVACIONADO GUILLERMO OCHOA

Miguel Herrera tuvo una decisión difícil para poner en la portería a Guillermo Ochoa, tenía en Jesús Corona un hombre de seguridad y calidad, pero Memo mostró algo más, eso lo reflejó desde el primer choque contra Camerún. Contra Brasil dejo claro que el Piojo no se equivocó, sus reflejos y su ubicación bajo los tres palos lo hicieron brillar en esos 90 minutos, y en los 180 que le siguieron.

El arquero está en un nivel que asombró al mundo, y ahora, eso le dará, seguramente, un contrato con un club de jerarquía, ese que tanto ha buscado. Milan y Marsella estaban en la disputa, se habló del Barcelona, pero seguramente Memo, tendrá a otros clubes interesados en sus servicios.

LA MADUREZ DE HÉCTOR HERRERA

Desde que se incorporó con la selección, asombró al entrenador por sus virtudes, por la velocidad y destreza que imprimía en su ataque, y por esa capacidad de dejar atrás a las defensas rivales. Por ello, el Piojo encontró en este jugador la pieza que sustituyó a Luis montes, la que parecía difícil de hallar.

El mediocampista se ganó a pulso minutos en el Porto de Portugal, pero la actuación que dio en el Mundial, lo catapultará a otros niveles. Hay que recordar que el cuadro luso es especialista en pulir jugadores y venderlos y paso rápido con el mexicano. Lo mejor es que a su corta edad es un elemento maduro, que tiene un largo camino por delante y que, si sigue igual, será una de las bujías del Tricolor en el siguiente proceso.

RECUPERA A GUARDADO Y MAZA

Dos elementos que parecían, no serían ni incluidos en la lista de los 23 jugadores que asistirían al Mundial recuperaron su nivel en este Mundial. Andrés Guardado volvió a encarar, a dar profundidad, a engañar a los rivales, está de regreso en su nivel, lo cual lo mantendrá en el futbol europeo. En el caso de Francisco Javier Rodríguez, es verdad, en el último duelo comprometió un balón en el que al final, Héctor Moreno salió lesionado, pero también hay que reconocer que el Maza fue ordenado, sacó balones peligrosos con la pierna, con la cabeza, como fuera. El central fue un elemento importante para esa solvencia que mostró la zaga, pese a que también cometió errores.

DECISIONES ACERTADAS EN LA ALINEACIÓN

Miguel Herrera tendrá el respaldo de la dirección de selecciones nacionales y de Justino Compeán, presidente de la Federación Mexicana de Futbol, para dirigir el proceso rumbo a Rusia 2018. No hay duda, el Piojo fue el gran artífice de un grupo desquebrajado anímicamente, colocó piezas nuevas, pero sobre todo, le dio la titularidad a los que estaban mejor, por encima de cualquier otra cosa.

El entrenador tuvo el olfato de poner al Maza cuando pocos confiaban en que podría, a José Juan Vázquez, Ha guardado, a Giovani dos Santos con Oribe, aún cuando eso le costara la banca a Javier Hernández.

Quizá, el movimiento más cuestionado fue el del último partido, en el que metió a Javier Aquino y ubicó a Héctor Herrera detrás del delantero, situación que no le favoreció tanto al cuadro mexicano, pero igual, de funcionarle, se estaría hablando del buen ojo del entrenador. El resto, fue acierto de un Piojo que encontró un balance entre la defensa y el ataque.

GRATA PARTICIPACIÓN DEL GALLITO

Contaban algunos integrantes de la selección mexicana que, parecía, José Juan Vázquez no dimensionaba el escenario que pisaba. La razón es jugaba con una intensidad y con una normalidad que pocas veces le habían visto, pese a que tenían clara su calidad. El Gallito demostró que podía solo en la contención y que su estatura y complexión pasaban a segundo término cuando se trataba de cubrir bien su zona. Vázquez cubre más terreno que cualquier otro contención y eso, le dio la titularidad en el Tri.

EL ENTRENADOR PARA RUSIA

Miguel Herrera demostró que con seis meses en el cargo, logró conformar un grupo que peleó por escribir otra historia. El timonel es un gran motivado, supo contagiar a sus pupilos, y éstos lo externaron en varias ocasiones. La mayoría quiere su continuidad, al igual que el director de selecciones nacionales, Héctor González Iñárritu, y el presidente de la FMF; Justino Compeán.