Fiebre por el Mundial llega al Metro de Brasil

Unos 70 grafiteros transformaron las paredes exteriores del Metro que conduce al estadio Arena Corinthians con motivos de la justa deportiva.

Sao Paulo

Una centena de grafitis con motivos del Mundial de Futbol 2014 trazan el camino que turistas y brasileños deberán tomar para llegar hasta el estadio Arena Corinthians de Sao Paulo, sede de seis partidos, entre ellos el inaugural del 12 de junio entre las selecciones de Brasil y Croacia.

Los grafitis, pintados por un total de 70 artistas callejeros, cubren desde hace varias semanas las paredes exteriores de la línea del Metro que une la estación de Patriarca, situada en la zona este de Sao Paulo, hasta Itaquera, barrio donde se encuentra el estadio Arena Corinthians.

De esta forma, el gris de los muros fue sustituido por una galería de arte a cielo abierto en el que el futbol es el protagonista absoluto a semanas de que comience el torneo.

En las paredes exteriores del Metro se puede ver desde un portero intentando alcanzar el trofeo del Mundial hasta una serie que refleja los diferentes estados de ánimo que se atraviesa en un partido a través de la cara de un hincha: emoción, nervios, tristeza, euforia.

Mientras los grafitis exaltan la llegada del Mundial, en la parte opuesta de la ciudad, en el barrio de Pompeia, las miradas están centradas en una pintura que simboliza el rechazo a la celebración del torneo de la FIFA.

El artista Paulo Ito retrató, en la puerta de un colegio, la imagen de un niño hambriento que llora porque sólo tiene un balón de futbol en su plato para comer.