Contra el rival que ha lucido más poderoso

Contragolpe y jugadas mortales a balón parado, la fortaleza holandesa

Ochoa celebra con 'El Piojo' otro de los goles
Ochoa celebra con 'El Piojo' otro de los goles (Reuters)

Recife, Brasil

El rival de la selección mexicana de futbol, en la ronda de octavos de final de Brasil 2014, es un equipo con un estilo de juego preciso y definido.

Al mando de Arjen Robben y Robin Van Persie, sus dos estandartes ofensivos, se trata de un rival demoledor en el contragolpe. Su entrenador Louis Van Gaal no esconde este sistema; todo lo contrario, lo ha expuesto orgulloso, montando una línea defensiva casi impenetrable en esta Copa y desplegando en la velocidad extraordinaria de sus atacantes un arma que una y otra vez le otorga dividendos.

Además, los holandeses son muy efectivos en las jugadas a balón parado, sea en el cobro de faltas o en los tiros de esquina, teniendo en Robben otra vez al principal tocador de balones envenenados.

Van Gaal, ex entrenador del Ajax, Barcelona y Bayern Munich (y recién contratado por el Manchester United), planta una línea de cuatro defensores muy sólida por la rapidez con la que cuenta cada uno de sus elementos, pero también por la notable fortaleza física: Ron Vlaar y Stefan de Vrij por el centro y Daley Blind y Daryl Janmaat por los costados.

Sus laterales no suben a posiciones ofensivas, por lo que nunca dejan espacios que alteren el orden atrás. Además de los citados, Van Gaal suma a Bruno Martins, Paul Verhaegh, Joel Veltman y Terence Kongolo. En su mayoría jóvenes con gran capacidad y futuro, lo que garantiza la renovación respecto al equipo que quedó como subcampeón en Sudáfrica 2010.

En la media cancha gobierna Nigel De Jong, acompañado por el reconvertido Dirk Kuyt (ex delantero), Georginio Wijnaldum; Jordy Clasie, Leroy Fer o Jonathan de Guzmán.

Para elaborar jugadas mágicas y darle sentido a todos los balones robados está el probado Wesley Sneijder. Y adelante, además de Robben y Van Persie, aparece un más maduro Klaas Jan Huntelaar, acompañado del brío de Jeremain Lens y Memphis Depay.

Holanda aplastó al decadente campeón España; protagonizó un rarísimo duelo de tú a tú con Australia, con un final épico y contuvo el ímpetu y fuerza de los chilenos, y cuando quiso los apuntilló.

Qué historia la de la selección mexicana de futbol. Enfrentará en la temible ronda de octavos de final, quizá, al combinado más en forma y potente de lo que va del Mundial.