Equipos llevan comida y nutricionistas a Brasil

Algunas selecciones viajaron a Brasil con alimentos a los que están acostumbrados sus jugadores para que rindan mejor en el Mundial; los italianos llevaron queso parmesano y los mexicanos los ingredientes para pozole.

Italia ya entrena en Brasil
Italia entrena en Brasil (Reuters)

SAO PAULO, Brasil

En el Mundial nadie quiere dejar nada al azar. Los equipos quieren que sus jugadores estén bien alimentados y disfruten de los sabores a los que están acostumbrados para que se sientan cómodos y rindan mejor.

Los italianos llevaron a Brasil queso parmesano, aceite de oliva y jamón crudo. Estados Unidos empacó avena, Cheerios, mantequilla de maní y salsa para bistecs A1. Y el equipo mexicano, como requería un poco más de picante, viajó con los ingredientes para pozole, pimientos de distintos tipos y nopales.

Estar pendiente de la comida no es nada nuevo para los azzurri, que son muy exigentes con la pasta.

"La pasta es nuestro combustible preferido. Antes de los partidos queremos el tricolor: pasta (blanca), tomate (rojo) y aceite de oliva virgen (verde), comentó la nutricionista del equipo Elisabetta Orsi, aludiendo a los colores de la bandera italiana.

Bajo la conducción de Roy Hodgson, la selección de Inglaterra tiene permitido comer salsa catsup, que había sido prohibido por su predecesor en la dirección técnica del equipo, Fabio Capello.

Los estrategas de Italia y Estados Unidos le prestan mucha atención a la nutrición y planifican cuidadosamente los platos con la ayuda de nutricionistas y chefs. En el caso de Italia, el mismo equipo médico ofrece recomendaciones al chef Claudio Silvestri.

Todo se planifica cuidadosamente tomando en cuenta el clima, la disponibilidad de frutas y verduras frescas y otros factores.

"Generalmente el nutricionista prepara un plan de comidas a partir de las necesidades de cada partido", dijo Orsi. "El médico debe informar sobre los problemas de cada jugador para que el nutricionista prepare una dieta especial".

Mucho antes de que el equipo de Estados Unidos viajara a Brasil, el chef Bryson Billapando y la dietista deportiva Danielle LaFata visitaron los hoteles donde se hospedaría el plantel en Sao Paulo, Natal, Manaos y Recife para inspeccionar las cocinas y los comedores, y explorar las opciones alimenticias.

Los aguacates son obligatorios. El equipo consume una caja diaria.

Al técnico Jurgen Klinsmann le encanta la dieta californiana a base de vegetales frescos orgánicos, sin pesticidas y con mucho sabor en lugar de alternativas grasosas como la manteca y el aceite. Entre el 80% y el 90% de los platos que comen los estadunidenses se preparan de cero.