Una travesía de seis meses

Dos regiomontanos llegaron a Brasil a bordo de sus bicicletas para estar en el Mundial 

FORTALEZA

Gari y Maldin, así les gusta que los llamen a Erik Balderas y a Héctor Sánchez, regiomontanos quienes, en enero pasado, tomaron sus bicicletas y emprendieron camino a un sueño que pocos pensaron que lograrían: Llegar a Brasil para el Mundial.

Galletas, el alimento con el que sobrevivieron o "con el que medio comíamos", porque los 200 dólares con los que emprendieron la travesía alcanzaron para poco; claro, se debía trabajar en algo, así que "comenzamos a hacer pulseras y malabares, con eso sacamos unos 15 reales diarios y compramos pan con mantequilla; agua, a veces te dan en restaurantes, sobre todo en Brasil, aquí son muy buenos, y te ayudan".

Gari presume las llantas de la bicicleta, lisas de tanto tramo recorrido.

"Decidimos cumplir este sueño, queríamos venir al Mundial. Aunque no tenemos boletos, ahora vamos a ver cómo los conseguimos", explica Maldini, ingeniero agrónomo.

Gari perdió su empleo como soldador; sin embargo, "valió la pena, y ahora soy viajero". Además, Gari se enfermó en Venezuela. "Fue una situación complicada porque pasamos hambre, frío y mira, estoy todo quemado; ya me iba a regresar, pero nos llevaron con un médico cubano y él me ayudó".

Enseguida, Gari señala sus pies con cicatrices, que revelan las heridas que sufrieron por tanto pedalear: "Hemos seguido todo el noreste, queremos ir a Recife, pero vamos a irnos de aventones, porque no nos da tiempo llegar en bici".