Luis Suárez es castigado por el escándalo

La Afición en exclusiva te presenta el documento oficial que la FIFA abrió por la mordida del delantero uruguayo en contra del italiano Giorgio Chiellini 


Luis Suárez en conferencia de prensa en el Mundial de Brasil 2014
Luis Suárez en conferencia de prensa en el Mundial de Brasil 2014 (Reuters )

CIUDAD DE MÉXICO

La Comisión Disciplinaria de la FIFA, en el expediente  140336 URU RIO -de 12 páginas-, expone las razones en que basó la sanción de 9 partidos, 4 meses de retiro total del futbol y 100 mil francos suizos (113 mil dólares) al uruguayo Luis Suárez, luego de  “morder a un jugador adversario”, Giorgio Chiellini, en el partido Italia-Uruguay, lo que juzgó como “un incidente de particular gravedad, escandaloso y completamente extraordinario”.

El agravante para la Comisión fue que Luis Suárez “en ningún momento mostró arrepentimiento o remordimiento de ningún tipo”, y que su acción fue “vista por millones de personas mundialmente, así como compartida a través de todo el mundo sobre diversas redes sociales”.

El incidente ocurrió el martes 24 de junio y se inició el proceso disciplinario; la Asociación Uruguaya de Futbol fue emplazada para presentar la defensa antes de las 5 pm del día siguiente, a las horas la FIFA sancionó y el 26 comunicó públicamente.

En el documento (del cual La Afición tiene una copia) se expone que el árbitro mexicano Marco Rodríguez, sus asistentes Marvin Torrentera y Marcos Quintero, así como el cuarto oficial, el inglés Mark Geiger fueron citados para ampliar su informe arbitral, ya que Marco “no hacía mención alguna a un posible incidente entre el jugador y el jugador contrario”. En la ampliación la cuarteta se sostuvo: “No he visto el incidente ocurrido, ya que el balón se encontraba en otro sector del terreno”, se resume en el apartado Hechos.

La Asociación Uruguaya presentó la posición del también atacante del Liverpool de Inglaterra: “Luego del impacto pierdo el equilibrio, desestabilizando mi físico, cayendo por encima del oponente; en ese momento impacto mi cara con el jugador, dejándome el pómulo con un pequeño hematoma y un fuerte dolor en las piezas dentales”.

Se presentaron imágenes del contacto procedentes de portales de Internet, un certificado médico y el reporte de un forense calificador de las imágenes; se expuso que “el jugador no mordió, ni intentó morder al jugador adversario, tal como se le pretende vincular en forma tendenciosa y que no responde a la realidad de los hechos”; la AUF sugirió que –en todo caso- correspondía “advertencia, represión, multa o devolución de premios, en ningún caso sanción por partidos”.

En el apartado Derechos, la Comisión concluyó “que la AUF ni el jugador han presentado elementos suficientes” de defensa, y procedió a juzgar los hechos por sí misma.

Para la Comisión, se trató de “un incidente no provocado, realizado intencionalmente y particularmente excepcional”, además de “un incidente de particular gravedad, escandaloso y completamente extraordinario en el futbol”, así como “extremadamente grave y anormal”, por lo que “violenta los principios de la deportividad o la moral deportiva”; y reconoció que “casos de mordeduras son remarcablemente escasos”.

El lunes Luis Suárez, pretendido por el Barcelona, ofreció disculpas vía Twitter, a la espera de una reducción del castigo.

Aquí el documento de FIFA