Argentina, en octavos como primero de su grupo

Lionel Messi marcó en dos ocasiones en la victoria de la albiceleste sobre Nigeria

Tercer gol de Argentina.
Tercer gol de Argentina. (Reuters)

PORTO ALEGRE, Brasil

Una vez más Lionel Messi hizo magia con la zurda y puso a Argentina en la siguiente ronda del Mundial de Brasil 2014, con un doblete sobre Nigeria que lo igualó con el brasileño Neymar en el tope de tabla de artilleros.

El capitán de la selección argentina, que el martes cumplió 27 años y jugó hasta los 63 minutos, fue la figura de su equipo al anotar por partida doble en la victoria 3-2 sobre los africanos.

Messi completó cuatro goles en tres partidos (antes había marcado uno contra Bosnia y otro ante Irán) y alcanzó a Neymar en la cima de los goleadores de la Copa.

Apenas arrancaba el partido en el estadio Beira-Rio de Porto Alegre, cuando el astro del FC de Barcelona adelantó a los albicelestes.

En una de sus primeras apariciones, pescó un balón que estrelló en el palo Angel Di María para anotar de zurda a los tres minutos.

El '10' argentino reapareció casi sobre el final del primer tiempo, cuando el compromiso iba empatado y su equipo había perdido el impulso del primer cuarto de hora, para aumentar la cuenta.

Tras un primer aviso con pelota quieta, Messi generó una falta fuera del área y buscó la pelota para el cobro.

El goleador calculó el disparo y sacó otro disparo con clase de izquierda que cruzó la barrera y desconcertó al portero Vincent Enyeama, para decretar el 2-1 a los 45+1.

En el arranque de la segunda parte, Nigeria empató a los 47 minutos y Argentina volvió al ataque con un Messi más genial e incisivo que en la primera parte.

Los albicelestes se pusieron otra vez en ventaja tres minutos después a través de Marcos Rojo.

Messi estuvo en el campo de juego hasta el minuto 63, cuando el técnico Alejandro Sabella envió en su lugar a Ricardo Álvarez para preservar al astro de cara a la fase de octavos, en la que Argentina aguarda rival.

Desde las tribunas se coreó con fuerza: "Messi, Messi" mientras los hinchas movían los brazos hacia adelante en señal de reverencia al ídolo.