¡Hombre al agua!, la crónica de un pasajero del MSC Divina

Un tripulante del crucero de MSC Divina cuenta cómo pasó todo en el crucero

El MSC Divina
El MSC Divina (Especial)

RECIFE, Brasil

El 18 de junio alrededor de las diecisiete horas, tiempo local, la calma para algunos y algarabía para otros de los miles de turistas mundialistas que viajaban en el Barco MSC Divina, se vio interrumpida por el sonido de alarma de tres "silbidos largos", señal que significa que alguien ha caído al agua. Habiendo atrapado la atención de casi todos abordo, inmediatamente después, la sospecha fue confirmada por la voz del capitán, quien informaba de la situación de alerta.

La tripulación del Divina mantuvo comunicación todo el tiempo con los pasajeros. La versión oficial indicaba que un joven de 29 años -en aparente estado de ebriedad- se había lanzado al agua desde el "deck 15", área que corresponde a la alberca, y donde la mayoría veíamos el inicio del segundo tiempo del partido Chile vs España. Se decía que al principio se escucharon gritos por unos segundos y, más tarde. alguien  alertó: "Hombre al agua!"

En menos de 40 segundos llegó al sitio un oficial y en tan sólo un par de minutos el barco ya estaba realizando maniobras para regresar y tratar de mantener su posición, tal y  como lo marca el protocolo de búsqueda y rescate.

El ambiente se empezó a tensar, en general, se percibía un sentido de desconcierto y conmoción entre los pasajeros.

Habían pasado, aproximadamente, dos horas del incidente cuando el capitán anunció que tres testigos oculares confirmaron que un hombre en estado de ebriedad se había lanzado del barco. Fue enfático en eso y repitió dos veces su declaración "... en estado de ebriedad y fue visto por 3 testigos oculares" (sic).

A la conmoción inicial se sumó la incertidumbre, ya que nos informaron que el barco iba a permanecer en esa posición hasta que llegara la Marina Brasileña y que arribaríamos a Recife hasta el viernes 20 de junio por la mañana, y no el jueves 19 de junio, como estaba previsto originalmente.

Afortunadamente, después de un par de horas más nos notificaron que se le había autorizado al capitán continuar con su curso y que la Marina Brasileña continuaría con las labores pertinentes.

Realmente fue una experiencia bastante fuerte para todos los que estábamos ahí, pero el manejo correcto y oportuno de la comunicación por parte de la tripulación del barco ayudó a aminorar los efectos de tan lamentable situación, así como la continuación de todas las actividades que se tenía planeadas, incluyendo el concierto que dio en vivo Moderatto ayer por la noche.

Finalmente, continuamos con el viaje de acuerdo a itinerario y arribamos hoy mismo a Recife a las diez horas, tiempo local.