El país de la samba se quedó sin ritmo

Lo fastuoso de su carnaval no se reflejó en la ceremonia de inauguración de su Mundial, el de Brasil 2014

Sao Paulo, Brasil

Jennifer López y su playback, acompañado de Pitbull, con una despampanante Claudia Leitte, encabezaron la apertura del Mundial de Brasil; uno que otro hombre disfrazado, veinticinco minutos de espectáculo que dejaron mucho qué desear. La vox pópuli, en redes sociales, criticó (por no decir que insultó) a más no poder un show que no exhibió el ADN brasileño; su color, su carnaval, su alegría.

Incluso, el Arena Corinthians no se llenó, no lució pletórico. Odiosas son las comparaciones; sin embargo, es imposible olvidar esa estampa de hace dos años, la de los Juegos de Londres 2012, donde la Reina Isabel II, acompañada de James Bond, olvidó el protocolo y se tiró del paracaídas sobre el estadio Olímpico; es verdad que fue una escena de dobles, es verdad que fue un montaje pero, ¿no es eso de lo que se trata una ceremonia de inauguración? ¿El ingenio? ¿El color? ¿La alegría?

Brasil se quedó sin ritmo, Brasil se quedó corto, Brasil no estuvo listo para la patada inicial de su Mundial. Quizá, en dos años, en los JO de Río, explotará lo que no exhibió hoy, 12 de junio de 2014 en Sao Paulo.

POSDATA

Croacia y el anfitrión abrirán el Mundial, el Grupo A donde México y Camerún completan un sector que, en el papel, será para canarinhos y europeos o, ¿favorito?