Grecia y Samaras vencen y eliminan a Costa de Marfil

Con un penal mal marcado cuando el partido agonizaba, Georgios cambió una pena máxima por gol para darle el pase a los octavos de final a la selección griega

Andreas Samaris, delantero griego
Andreas Samaris, delantero griego (Reuters)

FORTALEZA, Brasil

Un penal mal marcado y Georgios Samaras le dieron el pase a octavos a los griegos. En un partido muy peleado, Grecia venció 2-1 a Costa de Marfil con un gol agónico de Samaras en tiempo de compensación, el cual le dio el pase a los cotavos de final de la Copa del Mundo.

El juego tuvo pocas emociones en sus primeros minutos, que se inclinaría por un ligero domino de la selección europea.

Grecia tuvo que superar de todo, ya que antes de los treinta minutos ya había realizado dos cambios, incluido el de su portero titular.

Al 33', los griegos avisaron. Chovelas sacó un zapatazo de larga distancia que se estrelló en el poste y se salvaban los africanos.

Pero antes de que terminara la primera mitad, al 42', los griegos anotarían su primer gol en el Mundial. Un pase filtrado entre los zagueros llegaría justo a  la carrera que hizo Andreas Samaris, quien ante la salida del arquero africano cruzó y adelantó 1-0 a Grecia.

El silbatazo dio fin a la primera mitad con nunosmarfileños al borde de la eliminación.

En la parte complementaria, el partido se tornó muy cerrado y con ningún dominador claro.

Hasta que al minuto 68, otra vez los griegos dieron otro aviso. De nueva cuenta, de larga distancia Karagounis sacó un riflazo que se impactó en el travesaño de la portería de Costa de Marfil.

Pero al 73' de tiempo corrido, una gran pared de los africanos le dejó el balón a Wilfried Bonny quien no lo pensó dos veces y con un zurdazo marcó el 1-1.

El tiempo pasó y ambas escuadras tuvieron oportunidades de gol para ampliar el marcador, pero ninguno de los dos pudieron concretar.

Pero sobre el final, un penal inexistente sobre Georgios Samaras fue marcado por el árbitro en el minuto 90+1. El mismo jugador del Celtic cambió la pena máxima por gol y marcó el 2-1, la victoria de los griegos y el pase a los cotavos de final.

El árbitro silbó inmediatamente después y dejó a los marfileños eliminados y a los europeos con su pase a la siguiente ronda.