Mascherano estaba “cansado de comer mierda”

El argentino, previo al duelo de cuartos de final contra Bélgica, con una frase recordó e instó a sus compañeros para resarcir 24 años sin llegar a un sexto partido de una Copa del Mundo

Javier Mascherano se fundió en un abrazo con Lionel Messi tras la semifinal contra Holanda
Javier Mascherano se fundió en un abrazo con Lionel Messi tras la semifinal contra Holanda (Reuters)

Sao Paulo, Brasil

La víspera al partido contra Bélgica, en cuartos de final, uno de los capitanes del vestuario de Argentina, Javier Mascherano, cara a cara con sus compañeros, les dedicó palabras, no de aliento, de frustración, gloria y coraje tras 24 años sin pisar una semifinal de Copa del Mundo, ya no digamos una Final.

"Ya estoy cansado de comer mierda; es por mí, por los ex jugadores y por nosotros que tenemos que pasar esta barrera. ¡Vamos!" El mensaje que reveló la publicación argentina Olé aquel 5 de julio en Brasilia.  

Un grupo de futbolistas locos de felicidad, en Sao Paulo, tras la semifinal contra Holanda, por un momento, pasaron el trago amargo, con sabor a mierda, de casi un cuarto de siglo de ausencia, en una instancia definitiva; sin embargo, la albiceleste encarará a su Bestia Negra en la Final de Brasil 2014: Alemania.

Aunque será la tercera vez que teutones y albicelestes se citen en un cotejo por el título más importante del futbol, con victoria por bando, el seleccionado germano los ha derrotado en cuatro ocasiones en su histórico de choques mundialistas: Seis (serán siete con el compromiso en el Maracaná).

Argentina, contra La Naranja, recuperó la memoria de una parte importante de su historia: De las cuatro veces que había definido un partido en una Copa por tiros penales, sólo había perdido una, los cuartos de final de 2006 ante Alemania, y ganado las otras tres.

Yugoslavia en los cuartos de final de Italia 90, los anfitriones en las semifinales de ese mismo Mundial, e Inglaterra en los octavos de final de Francia 98, se inclinaron ante la albiceleste. Casi siempre que hubo tanda, Argentina supo cómo salir adelante.

Al final, un deseo para alemanes y argentinos el próximo domingo 13 de julio en el mítico Estadio Maracaná. ¡Mucha mierda!