Debe de haber reformas en futbol brasileño: Rousseff

La mandataria brasileña indicó que después de ese resultado debe de haber cambios en las entrañas de la Confederación Brasileña de Futbol

La mandataria Dilma Rousseff.
La mandataria Dilma Rousseff. (Ueslei Marcelino/Reuters)

SAO PAULO, Brasil

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, afirmó hoy que, tras la estrepitosa derrota de la selección nacional en el Mundial celebrado en su propia casa, el fútbol brasileño debe poner en marcha una profunda reforma de todas sus instituciones.

"La derrota es la madre de todas las victorias" y también debe "enseñar a aprender", declaró la presidenta en un encuentro con corresponsales de medios extranjeros, entre ellos Efe, realizado en el Palacio de la Alvorada, su residencia oficial en Brasilia.

"El 7-1 (frente a Alemania en semifinales) fue el resultado de un partido", pero "indica la necesidad de una profunda reforma de las instituciones del fútbol brasileño", declaró Rousseff, quien puso como ejemplo en ese sentido a las instituciones del fútbol alemán.

Esa reforma, en su opinión, debe apuntar, entre otros objetivos, a crear las condiciones necesarias para que los jugadores brasileños permanezcan en el país, lo cual "volverá a llenar los estadios", que suelen lucir medio vacíos en los campeonatos nacionales.

"Nuestros jugadores no deberían ser exportados. Tenemos absoluto derecho a tenerlos aquí. Si somos la sexta o séptima economía del mundo, tenemos que poder mantenerlos aquí", manifestó.

Para eso, indicó que se debe ayudar a los clubes, en su mayoría quebrados o en serios problemas económicos y financieros, a superar sus crisis.

Rousseff dio a entender que el poder público pudiera ayudar en ese sentido, pero aclaró que "no sería una cuestión del Gobierno", sino de buscar apoyos financieros, con una "muy seria exigencia de contrapartidas".

Sobre la goleada alemana, dijo que presenció el partido completo y que quería "arrancarse todos los cabellos" cuando veía a Alemania marcar un gol atrás de otro.

No obstante, defendió a los jugadores y al técnico Luiz Felipe Scolari, de quien dijo que "no puede ser criticado por un partido", ya que se trata de un entrenador que "tiene toda una historia en el fútbol", incluido el título que obtuvo con Brasil en el Mundial de Corea del Sur y Japón, en 2002.