España abdica

La selección española cayó 2-0 ante Chile y queda eliminado del Mundial de Brasil 2014


RÍO DE JANEIRO, Brasil

Se acabó. Igual que en España el Rey Juan Carlos firmaba su abdicación, en Brasil, la selección de española también entregó la corona que alcanzó en Sudáfrica hace cuatro años. La Roja no pudo meterse en el Mundial, a la hora buena fue incapaz de ganar a Chile y se despide de Brasil con una imagen demasiado pobre, como una de las más grandes decepciones. El 2-0 que los andinos le propinaron fue incontestable por parte de los españoles.

Vicente del Bosque trató de revolucionar el equipo, sacó a Xavi Hernández para darle ingreso a Pedro y a Piqué para que entrara Javi Martínez. Pues el plan no funcionó, el equipo no mejoró sus sensaciones. En Brasil a España le costó generar futbol, el medio campo no ha podido ser la sala de máquinas que elabora uno de los mejores juegos que se recuerde.

Eso sí, del Bosque mantuvo a Diego Costa, pero el delantero tampoco ha logrado enchufarse al equipo. Mientras, Chile aprendió bien de lo que hizo Holanda, el equipo de Jorge Sampaoli montó un planteamiento similar al que utilizó la Naranja y le dio resultado. Fue mejor Chile, pero sobre todo más eficaz a la hora de patear al arco de Casillas.

Eduardo Vargas marcó el primer gol tras una pérdida de balón de Xabi Alonso. El golpe fue letal, España nunca anduvo en la parte anímica. La Roja dejó claro que el daño que recibió de Holanda fue demasiado. Lo trató España, que a veces debería probar en el remate de media distancia porque ayer se aferraron a tratar de llegar a las narices de Claudio Bravo.

Para colmo de malas, en el minuto 43 Charles Aranguiz encontró el segundo gol al cazar una pelota que Casillas había rechazado. Fue un mazazo total para el equipo de Del Bosque, quien trató de rescatar el partido con los ingresos de Koke, Torres y Cazorla. No pudo La Roja, el empaque de Chile fue más que el deseo español.

El ciclo de España ha llegado a su fin, la selección que dominó el futbol mundial desde la Eurocopa de 2008, el Mundial de Sudáfrica y de nueva cuenta la Eurocopa de 2012, pide paso a un nuevo ciclo en el que tratará de renovarse.

Es la cuarta ocasión que el campeón del mundo cae eliminado en la fase de grupos, antes había ocurrido con Brasil (campeón 1962) en 1966, Francia (campeón 1998) en 2002, Italia (campeón 2006) en 2010 y ahora España (campeón 2010) en 2014.