Klose, con futbol en las venas

El máximo anotador de los Mundiales cuenta con el ADN de un competidor nato; Miroslav es un portento de gol y sueña con levantar la Copa del Mundo 

Miroslav Klose celebrando su anotación frente a Brasil
Miroslav Klose celebrando su anotación frente a Brasil (Reuters)

Ciudad de México

El máximo anotador de la selección alemana (71 dianas) es polaco. Miroslav Klose nació hace 36 años en la fría Opole, Polonia, una ciudad ubicada al sur de la capital de este país, el 9 de junio de 1975. La madre de Miro, Barbara, disputó más 80 encuentros con la selección de handball de la nación oriunda del atacante, mientras que su progenitor, Joséf, era un potente centro delantero que brilló en la liga francesa, con el Auxerre de aquella nación. El ahora ariete de Die Mannschaft, perfeccionó las cualidades de su padre, con la tenacidad de su madre. La combinación fue infalible y benéfica para un país externo a ellos.

Miroslav, como su padre, refugió el arte de sus goles en una tierra que no fue precisamente la de su lugar de origen. Klose encontró en la Bundesliga alemana el escenario que no obtuvo en Polonia (su papá lo hizo en Francia). El goleador Debutó en la temporada 1999-00 con el modesto Kaiserslautern, con el que llegó a la selección germana (2001, ante Albania), para después pasar al Werder Bremen, donde encontró su mejor nivel, de la mano en que lo hacía con el cuadro nacional bávaro. Estuvo cuatro temporadas en el Bayern Múnich y ahora vive la recta final de su trayectoria en la Serie A italiana, con la Lazio.

Entre hábiles delanteros e históricos 'killers' del área, Miroslav se abrió paso para demostrar con la elástica de Die Mannschaft, una indumentaria de peso y tradición, que tenía las cualidades necesarias para que en sus botines reposara la responsabilidad de la ofensiva de la selección. A Klose, también llamado 'The Bomber', por su efectividad ante el marco rival, le han bastado minutos, notoriedad y protagonismo, para demostrar que sus anotaciones no son obra de la casualidad. Con trece años como un indiscutible para Alemania, registra 133 cotejos disputados, superó a Ronaldo, el brasileño, como el máximo anotador de las Copas del Mundo (16 conquistas en 4 justas), y es el artillero con más festejos en la historia de su escuadra nacional.

EL PENDIENTE MUNDIALISTA

Miro integró la plantilla teutona que acudió a Corea y Japón en el 2002 y que sucumbió en la final ante Brasil; cuatro años después, fue el titular en el ataque germano en el equipo quedó a un paso del encuentro decisivo del certamen, pues cayeron en semifinales, al igual que en Sudáfrica. Ahora, más madura y comandando a una plantilla que le ve como el hombre de más experiencia, tiene claro qué es lo que quiere lograr: "Me veo levantando la Copa, deseo que eso suceda, porque no quiero repetir lo que sucedió en el 2002... Deseo cerrar ese capítulo".