Ley seca para Colombia

Las autoridades colombianas han restringido la venta de alcohol para el encuentro entre Colombia vs Uruguay, esto tras los hechos ocurridos en el primer partido frente a Grecia 

Colombianos celebrando victoria de su selección en la Capital cafetalera
Colombianos celebrando victoria de su selección en la Capital cafetalera (Reuters)

BOGOTÁ, Colombia

Bajo fuertes medidas de seguridad los hinchas colombianos esperan este sábado el inicio del partido frente a Uruguay por los octavos de final del Mundial-2014, con prohibición de vender alcohol en 19 localidades del país, toque de queda para menores y varias normas viales adicionales.

"Vamos a celebrar en calma (...) Mañana después de la victoria celebremos con tranquilidad, en calma, para que podamos demostrar que somos un país que sabe celebrar", dijo el viernes el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, mostrando un abierto optimismo.

La capital Bogotá marcó la pauta de seguridad para el resto del país, luego que tras el primer partido de Colombia en Brasil-2014 se registraran incidentes en las celebraciones de la victoria del conjunto local contra Grecia y las autoridades reportaran nueve muertos.

Para el resto de los partido de la primera ronda la ciudad impuso ley seca, una medida que fue fuertemente criticada esta semana por comerciantes y dueños de bares, y que este sábado comenzó a regir a las 06H00 hora local (11H00 GMT) y se extenderá durante 24 horas.

Esta fue una norma también fue adoptada en otros departamentos como Córdoba (norte), Sucre (norte) y en ciudades como Cúcuta (noreste) y Cali (suroeste).

"Hoy es un día de alegría. Vamos a vivirlo en paz y tolerancia. Transmitámosle a nuestra selección la mejor energía, con tranquilidad", pidió el director de la Policía, el general Rodolfo Palominos.

Además, en la capital colombiana se prohibió la circulación de acompañantes en las motos y se activó la restricción de circulación para los vehículos con patente terminada en número par, que normalmente solo rige durante la semana.

La tradicional costumbre de celebrar las victorias esparciendo espuma y tirando harina a los transeúntes también fue objeto de prohibiciones y las autoridades vetaron su venta y pidieron a los ciudadanos abstenerse de esta forma de festejo, que puede generar riñas.

"Que no tengamos motivos para sufrir, es decir que no tengamos homicidios, riñas y tengamos la mejor celebración entre los colombianos", dijo esta semana el alcalde encargado, Ricardo Bonilla.