Brasil abrirá el Mundial en estadio incompleto

El estadio ubicado en Sao Paulo recibirá a 70 mil aficionados en la inauguración del Mundial sin estar completamente listo

Arena de Sao Paulo, sede de Brasil 2014
Arena de Sao Paulo, sede de Brasil 2014 (Reuters)

Ciudad de México

El techo del Arena Sao Paulo, estadio que albergará el partido de apertura del Mundial en unas semanas no estará listo a tiempo para el certamen, reconocieron el viernes los constructores.

La compañía Odebrecht confirmó que sólo una sección del techo del estadio Itaquerao en Sao Paulo estará lista a tiempo. La otra parte se completará después del Mundial.

No hubo tiempo suficiente para instalar los paneles de vidrio que se supone que fuesen agregados en los extremos de la estructura del techo, por lo que Odebrecht y los organizadores locales decidieron posponer esas obras hasta después de la Copa del Mundo.

Odebrecht indicó que las cubiertas que faltan no afectarán a los fanáticos en el estadio. Sin embargo, a juzgar por las fotografías del inmueble, parecería que más espectadores podrían guarecerse de la lluvia si los paneles se colocaran.

También el viernes, la compañía a cargo de instalar 20.000 asientos provisionales necesarios para el partido inaugural del 12 de junio entre Brasil y Croacia dijo que ha atendió las preocupaciones de salud y seguridad que provocaron que la fiscalía amenazara con detener las obras.

Odebrecht informó que "las cubiertas de vidrio sólo se instalarán después de la Copa del Mundo", porque se realizaban aún "estudios de transparencia" para cerciorarse de que los paneles permitan el paso de la cantidad necesaria de luz para "mantener la cancha en buenas condiciones".

Las estructuras metálicas donde los paneles de cristal tienen que instalarse se colocaron ya, pero estarán vacías para el momento en que casi 70.000 hinchas e invitados lleguen al partido inaugural. La sede albergará cinco partidos del Mundial, incluidas las semifinales.

Odebrecht informó que el techo en sí mismo está listo, y garantizó que las cubiertas de vidrio no son imprescindibles, pese a que fueron parte del proyecto inicial.

La empresa había advertido ya que no todos los espectadores en las butacas temporales que se instalarán detrás de los arcos estarán completamente protegidos de la lluvia.

El comité organizador local de la Copa del Mundo aseguró que no era un requisito cubrir de la lluvia todas las butacas.

"El proyecto arquitectónico de la Arena de Sao Paulo, así como de los otros 11 estadios, no pretendía que el 100% de los espectadores quedara protegido de la lluvia", señaló el comité en un comunicado. "Ello sólo es posible en estadios completamente cubiertos".

La FIFA no respondió a una solicitud de declaraciones sobre el tema.

El Itaquerao es uno de los tres estadios que no se han completado. A finales del año pasado, dos trabajadores murieron en este inmueble por la caída de una grúa de construcción que colocaba parte del techo. Ello provocó demoras significativas en la sede, que originalmente debía estar lista para finales del año pasado.

En marzo, otro trabajador pereció mientras instalaba los asientos temporales. Ello llevó a que los funcionarios del trabajo suspendieran la construcción, lo que derivó en otra demora.