También hubo 'portazo' en el Argentina vs. Bosnia

Enviados de Grupo Milenio documentaron en días anteriores el robo de boletos a aficionados en Rio. Hoy autoridades reconocen gravedad del problema

RÍO DE JANEIRO, Brasil

Aunque no lo reconocen todavía de forma abierta, autoridades del Comité Organizador del Mundial han aceptado de forma extraoficial, según publicó el influyente diario Folha de Sao Paulo, que la seguridad falló el pasado domingo en el estadio Maracaná.

Ese día, el mítico estadio brasileño abrió sus puertas a este Mundial, con el enfrentamiento entre las selecciones de Argentina y Bosnia Herzegovina. En su edición del lunes, el citado diario publicó que se había registrado un “portazo” que permitió el ingreso de al menos 30 hinchas argentinos sin boleto, provocando toda una movilización en parte fallida de la policía. Pero el Comité Organizador lo negó.

Hoy se sabe que existe un informe privado realizado por el citado organismo que reconoce las fallas. El punto central, acusa el documento que cita el Folha de Sao Paulo, es que se minimizó el número de argentinos presentes en Río de Janeiro y los que decidirían ir al estadio. Se preveían sólo 10 mil. Aparecieron 50 mil.

Muchos de esos argentinos, la mayoría sin tickets de ingreso, decidieron acudir al estadio y permanecer en sus inmediaciones con la esperanza de hacerse de algunas entradas, fuera por vía de la reventa pero en algunos casos de forma ilícita, como documentó el equipo de enviados de Grupo Milenio con testimonios en video que fueron difundidos la misma noche del domingo en Milenio Televisión.

Barristas campantes

 Citando nuevamente ese informe secreto, se puede afirmar que la Policía Militar falló al permitir que esas personas entraran al llamado perímetro de FIFA, el área vetada a hinchas sin boletos o acreditaciones.

 El resultado, como se cita ya líneas arriba, es que al menos 30 argentinos forzaron su entrada en la puerta D, por donde ingresan los voluntarios y personal que atiende los palcos. 9 de ellos fueron detenidos, pero los restantes se confundieron con aficionados que ingresaron con boleto.

El Comité Organizador negó en público que esa invasión se hubiera registrado.

De los nueve detenidos, ocho fueron fichados por la policía y uno puesto en libertad pues demostró que sí tenía boleto.

Se ha demostrado también que barras bravas argentinos, los hinchas violentos ligados a organizaciones criminales, estuvieron en Maracaná. A pesar de que las autoridades brasileñas tienen una lista de 2,100 barristas que tienen prohibido entrar al país. Sólo 5 de ellos fueron impedidos de entrar al país.

Conscientes de estos errores, los responsables de la seguridad de los estados de Minas Gerais y Río Grande do Sul, donde Argentina jugará contra Irán y Nigeria, respectivamente, se preparan para reforzar sus medidas de seguridad.

Mientras tanto en Maracaná se reforzará con más policías todas sus puertas de acceso.