Argentinos aún no asimilan el pase a la Final

Rodrigo Palacio y Maxi Rodríguez, autor del último penal que catapultó a la albiceleste a la Final del Mundial, aún no dimensionan el duelo que jugarán contra Alemania 

Sao Paulo, Brasil

Ya con la victoria en la bolsa, los futbolistas argentinos corrieron a la portería contraria a la que se tiraron los penales y festejaron con sus aficionados, mientras Arjen Robben trataba de consolar a su hijo, quien no paraba de llorar en la tribuna.

Los rostros de felicidad de los pamperos dicen mucho de lo que están viviendo. La albiceleste se encuentra en la Final y los jugadores están sorprendidos, contentos, pero aún, dijo Rodrigo Palacio, les falta dimensionar al cien por ciento lo logrado.

"La verdad que sí, todavía no caemos un poco, quizá cuando estemos más tranquilos nos daremos cuenta que conseguimos algo inmenso; la verdad estoy muy contento y ojalá que nos pueda ir bien para que todo sea mucho mejor".

Rodrigo, quien ingresó de cambio, relató la dificultad que representó enfrentar a Holanda en las semifinales.

"Estamos contentos porque se ganó, se cumplió el objetivo de estar en la Final. El partido fue difícil, lo importante es que aguantamos bien, hicimos un gran partido en equipo y pudimos ganar el juego para estar en la Final".

Mientras, Maxi Rodríguez mencionó que a la hora de tirar su penal tenía claro que "era decisivo, creo que fue lo máximo que me tocó vivir, tenía todo el apoyo de los argentinos que están acá, los que están en Argentina, mi familia, y hoy jugar una Final de Copa del Mundo no es fácil, la vamos a jugar y la vamos a disfrutar".

Luego, agregó que Jasper Cillessen, arquero holandés, "la alcanza a tocar, pero le pegué con alma y vida, quería que entrara y entró.

"Sabía que iba tener la posibilidad de jugar algunos minutos, y había que estar preparados, me tocó entrar, justo le había dado un pase a Rodrigo, y después me toca esa volea, y el penal, entonces uno con la selección va dejando huellas muy grandes".