Argentina otra vez a una final

Los sudámericanos vencieron a Holanda en la tanda de penales y enfrentarán a Alemania por título del Mundial de Brasil 

Sergio Romero festeja el pase a la final
Sergio Romero festeja el pase a la final (Reuters)

SAO PAULO, Brasil

Aunque Argentina trató de dar latigazos de talento, no consiguió encarrilarse y terminó enfriado por un equipo que puso el hielo durante todo el encuentro. Poco brindaron los conjuntos en los primeros minutos, en un duelo muy cuidado por parte de los entrenadores, poco arriesgado y que tuvo que irse a tiempo extra ante la falta de gol y después a penales en los que Argentina ganó 4-1..

En la última instancia, ahora sí Louis van Gaal le dio confianza total al arquero Cillissen, contrario a lo que sucedió en cuartos de final, en donde en los penales la figura fue Krul al detener dos tiros.

La primera sorpresa fue la atajada de Romero al tiro de Vlaar, en el que las esperanzas pamperas se encendían. Tocó el turno a Messi, quien ejecutó de buena forma.

Pero Sneijder falló otro para los europeos, con el cual se inclinó todo a favor de los sudamericanos. Por Argentina también la metieron la metieron Argentina Ezequiel Garay, Sergio Agüer y Maxi Rodríguez. Por parte de los holandeses Robben la metió, al igual que Kuyt.

El alargue no fue muy distinto del tiempo regular, aunque el cuadro naranja se notó con mayor peligro y tuvo en un par de disparos de Arjen Robben su oportunidad. Mientras que Argentina, con la entrada de Sergio Agüero y Rodrigo Palacio intentó ser más venenosa, pero no lo consiguió, pese a que tuvo un par con la que levantó a la tribuna.

Argentina se encontró constantemente con una pierna naranja que cortaba la rapidez con la que intentaban trasladar la pelota al área enemiga. Holanda se dedicó a buscar el contragolpe, y en un par de ocasiones sorprendieron, pero el balón no llegaba al lugar deseado.

Fue el cuadro tulipán el que tuvo la primera oportunidad al ataque, luego de que Arjen Robben entró por derecha, pero Zabaleta se barrió y le quitó el balón de manera oportuna.

Luego, apareció Messi, quien condujo el balón con la esperanza de encontrar un resquicio por donde pasar, pero Ron Vlaar desarmó bien a la Pulga.

La siguiente jugada fue de los europeos. Wesley Sneijder disparó de larga distancia, pero el balón salió muy desviado. Fueron las más interesantes del conjunto de Van Gaal, de ahí en fuera el partido se desarrolló del otro lado del campo y en la media cancha.

Messi cobró una falta afuera del área, pero el esférico fue a caer directo en las manos del arquero Cillissen. Argentina aprovechaba el momento, Ezequiel Garay se tiró de palomita, pero erró en el intento.

El cuadro pampero seguía con la posesión del esférico, lo hizo durante grandes lapsos de la primera parte, De repente, el encuentro caía en un sosiego y en la disputa de la media cancha, la entradas para cortar el juego de los argentinos eran constantes y la falta de espectáculo evidente ante estas circunstancias.

Lo que mejor explotó Argentina en la primera parte fueron las bandas, sobre todo la izquierda que Ezequiel Lavezzi recorrió en varias ocasiones, aunque en ninguna encontró quien concluyera la jugada.

Vlaar fue la sombra de Messi en los 90 minutos, poco le dejo hacer, porque cuando el astro del Barcelona lo esperaba, ya tenía el apoyo de Nigel de Jong (mientras estuvo en el terreno de juego).

Para la segunda parte, los holandeses salieron con mucho mayor orden, y manejaron mejor el terreno de juego, llegaron en dos veces y hasta ahí, no había mucho que contar del ataque holandés.

En el intento por buscar el balón Lucas Biglia y Daryl Janmaat se llevaron un buen golpe, siendo el argentino el más dañado con un golpe en la rodilla, pero para su buena fortuna no paso a mayores.

Van Persie intentó un remate de chilena, pero aunado a que su tiro fue muy descompuesto, ya estaba en fuera de lugar.

La mejor jugada de Holanda se dio casi al final del encuentro, cuando Sneijder le deja el balón a Robben, Demichelis no logró frenarlo, pero Mascherano apareció y le sacó de manera limpia el esférico.