El boxeo panamericano, sin protección y con puntuación de tarjetas

El principal cambio para los boxeadores está en la eliminación del cabezal como parte del equipamiento obligatorio

La mascota de los juegos se llama Pachi y es un puercoespin
La mascota de los juegos se llama Pachi y es un puercoespin (Foto: Cortesía)

TORONTO, Canadá

El boxeo de los Juegos Panamericanos se pone en línea con el profesional: por primera vez en 30 años los pugilistas no usarán el protector para la cabeza ni dependerán de la preciación de los jueces para marcar un golpe, con una modificación al sistema que se usa en los combates rentados.

El principal cambio para los boxeadores está en la eliminación del cabezal como parte del equipamiento obligatorio. "Me gusta más así, a veces el cabezal era peor para los cortes en los ojos, también daba mucho calor, realmente me parece un buen cambio", dijo a dpa el bahameño Rashield Williams, de la categoría welter ligero (64 kilos).

La Comisión Médica de la Asociación Internacional de Boxeo Amateur (AIBA) realizó un estudio sobre más de 15 mil rounds, la mitad con cabecera y la otra mitad sin el protector. El resultado fue una tasa de concusión más elevada (0,38 por ciento contra 0,17 por ciento) por los golpes provocados utilizando el protector, por lo que determinaron un cambio en el reglamento.

Los Juegos de la Mancomunidad y los Asiáticos de 2014 fueron las primeras competencias internacionales en probar la modificación. Si bien los boxeadores quedan expuestos a más golpes, se sienten más cómodos.

"Es un cambio muy áspero ya que los golpes son más contundentes, pero a algunos boxeadores nos favoreció porque a veces la cabecera nos molestaba, era incómoda. Ahora tenemos más libertad", dijo el dominicano Raúl Sánchez Marte, que pelea en el peso mediano (75 kilos).

El costarricense Eduardo Sánchez, que compite en welter ligero, contó que hace un tiempo que viene peleando sin la cabecera "Y no hay gran diferencia. No sé si se notó, pero en la pelea le hice un corte al rival, pero le hice un corte y el boxeo se trata de eso. Cuando hay sangre, hay emoción".

"La cabecera asfixia, el atleta se cansa más rápido y no tienes buena visión", diferenció Sánchez.

En la otra vereda se para el colombiano Deybis Julio. "Se siente más cómodo, pero se siente más el golpe. Lo malo es que ahora hay mucha partidura por la línea de la cabeza", expuso el peso pesado (91 kilos) colombiano, que llegó a Canadá con la medalla dorada como objetivo.

La otra modificación para Toronto 2015 se da en los puntajes. Ahora los tres jueces deben darle diez puntos al ganador del round, como ocurre en los combates profesionales. Así dejaron atrás el sistema en el que los tres jueces debía apretar un botón en el momento en que veían un golpe directo.

"Ahora favorece al boxeador que siempre va para adelante y busca la pelea, el que golpea más. Ya no se fijan tanto en la velocidad del golpeo", señaló el tico Jason Ramírez, que peleó en peso mediano.

Sin embargo, sus colegas aprecian lo contrario. "Las peleas se hacen más estratégicas, yo puedo ganar con tres o cuatro golpes. Los golpes sobre los guantes no cuentan", opinó Sánchez. "Cambia demasiado el combate", dijo el colombiano Julio. "Ahora tienes que ser más preciso con tus golpes", añadió.

Sin cabecera y con tarjetas en los resultados, el boxeo panamericano se alínea con el profesional, algo que también se aplicará en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, el año próximo.

"Todos los cambios que hagan al boxeo más parecido al profesional son buenos, porque todos los boxeadores amateurs nos estamos preparando para ser profesionales, así que me parece una idea genial", dijo el bahameño Williams.