El ‘Hobbit’ aún no logra su tope

Christian Bermúdez ha sufrido notables altibajos en su carrera, pero quiere demostrar que todavía tiene la calidad que algún día se le vio en el Atlante

Christian Bermúdez, jugador de Jaguares de Chiapas
Christian Bermúdez, jugador de Jaguares de Chiapas (Imago7)

Ciudad de México

Se le notaba la juventud en la cara, pero también el descaro en las botas. Christian Bermúdez deslumbró en 2006 cuando debutó con Atlante, en el que marcaba pauta y hacía diferencia, en el que fue referente en el título que consiguió en el Apertura 2007.

Todo marchaba excelente para él, dio sus primeros pasos en selección mexicana con la Sub 20 que jugó el Mundial de la categoría en Canadá en 2007, y se proyectaba a la mayor.

Un 16 de diciembre de 2009, Bermúdez dio la muestra de su talento ante el Barcelona en el Mundial de Clubes. Duró poco el gusto, porque de ir ganando 1-0, el cuadro mexicano perdió 1-3, pero ahí quedan los recuerdos de la velocidad, de la destreza de ese joven que, se dijo, despertó el interés de equipos de Europa por sus servicios, el Deportivo la Coruña, para ser exactos.

Luego, el futbolista dio un paso que, para muchos, fue el inicio de su debacle. Miguel Herrera, quien jugó y debutó como entrenador en el cuadro azulgrana, tenía presentes las condiciones del llamado Hobbit, por eso, en cuanto tuvo la oportunidad lo llevó al América, donde no le fue como se esperaba.

"A veces me pongo a pensar qué fue lo que pasó para no tener un paso más regular. Son pensamientos que me pueden servir, el estar analizando, pero también pensar en el hubiera no es lo mejor, siempre hay un nuevo día para recomenzar. Estoy trabajando fuerte para subir mi nivel futbolístico, me siento en buen momento, pero el actual no es mi tope, así que voy con toda la actitud de demostrar que sigo teniendo muy buen futbol", dijo Bermúdez en entrevista con La Afición.

Sabe bien que aún puede retomar los proyectos grandes, sin demeritar su actual andar por Jaguares, y con el respeto que le merece la institución, siempre está la posibilidad de regresar a un club de jerarquía.

"Sabes que el futbol da muchas vueltas, uno nunca sabe, puedes aparecer un día en un equipo, como me llegó a suceder, y al otro en uno distinto. Hay que estar preparado, porque uno nunca sabe lo que se va a presentar, claro hay que estar preparado para aprovechar cualquier oportunidad. En América tuve un reto fuerte, y aunque me toque estar en un equipo que no tenga tantos reflectores, siempre se analiza y de igual manera voy con mucha actitud, lo importante es disfrutar el futbol".

¿Qué le ocurrió en América, qué frenó el camino soñado? Él contestó con mesura: "en el pasado quizá maduré un poco tarde, pueden ser muchas cosas, al final de cuentas ya estoy en este momento, en esta instancia, y sigo disfrutando el futbol y a mi familia, no puedo pedir más".

Y sí, hoy sus declaraciones son maduras, distintas que a las que vertía en sus primeros años como futbolista. Se le escucha más seguro, pese a que la situación que hoy atraviesa no es la mejor, pues con Chiapas lucha por no descender.

"En Puebla me sentí muy bien (el torneo pasado), aquí, con Jaguares llegué muy tarde, una semana y media antes de que iniciara el torneo y el plantel ya estaba definido, sabía que iba a empezar de cero, a ganarme de a poco algunos minutos. Me siento muy bien, todo pasa por la disciplina y quiero aprovechar cuando pueda tener más minutos. Estoy trabajando fuerte para que me vean de este lado (en selección mexicana), quiero llamar la atención, porque es uno de mis objetivos".

Agregó que, "me siento muy bien, con mucha confianza, con muchas ansias de tener minutos, ahorita tengo más en Copa y trato de aprovechar. Me encuentro más maduro, disfrutando más al futbol, eso es importante en la carrera de un futbolista. El saber que cuando voy a la cama me quedo tranquilo de que trabaje muy bien y di todo".

En este torneo, Jaguares le ganó a clubes que suelen pelear el protagonismo en la Liga: 2-0 al América, 1-0 a Toluca, 1-0 a Tigres. No obstante, perdió 2-0 frente a Veracruz, 2-1 con Morelia y 3-0 con Puebla, rivales directos en la lucha por no descender.

"Hemos demostrado en varios partidos buen nivel, buen futbol, creo que nos ha faltado actitud, me refiero más a los partidos de rivales directos, esos partidos se juegan más con intensidad y actitud que con futbol, eso no lo supimos leer a tiempo, por eso no se nos dieron los resultados. Estamos a tiempo de volver a hacer un futbol como el de las primeras jornadas, el que llamó la atención, hay que regresar a las bases, porque tampoco está todo perdido, quedan varios puntos en disputa".

Eso sí, "no puedes regalar ni un punto, porque te puedes lamentar al final, somos conscientes de eso, lo vivimos al máximo, cada semana tratamos de ser fuertes, y si algún compañero está cayendo, hay que levantarlo. Esa unión es la que nos ha sacado adelante. El manejo del vestidor lo hemos llevado muy bien, es un grupo muy sano y eso es lo primero para salvar a un equipo".