Bueno, domador del jaguar

El entrenador de Chiapas está convencido de que es momento de que su equipo logre algo importante; en puestos de Liguilla, el club volvería a tal instancia si gana en esta jornada

Sergio Bueno ha sabido llevar dignamente las riendas de Chiapas
Sergio Bueno ha sabido llevar dignamente las riendas de Chiapas (Mexsport)

Ciudad de México

Sergio Bueno era un entrenador acostumbrado a deambular en equipos con problemas de descenso, los que pocas posibilidades tenían de aspirar a la cima de un torneo; pasó por el banquillo de Jaguares (en su primera etapa), Atlas, Atlante, Morelia, Santos Laguna, Necaxa, Puebla, Veracruz, Santos Laguna y Querétaro, cuando todos estos clubes batallaron con la tabla porcentual. Sin embargo, ahora, en su segunda época con Chiapas, el entrenador ha encontrado constancia y consistencia.

"En Jaguares me he encontrado con un equipo lleno de profesionales, a los que no les importan las carencias, ya que trabajan igual o mejor que si no las tuvieran. Ha sido un proceso honesto, claro y lleno de satisfacciones, porque hemos ido paso a paso, pero también hemos ido mejorando en cada fin de semana. Este torneo, en particular, ha sido especial, porque sabemos que estamos peleando por la Liguilla y eso nos ilusiona en el grupo; es una meta que se convierte en aliciente", cuenta Bueno seguro del significado de las palabras que emite, mismo tono y los mismos argumentos con que desde el Apertura 2013 se echó a la bolsa a un plantel que hoy lo tiene entre los proyectos más redituables en lo deportivo de la Liga MX.

CUESTIÓN DE ENFOQUE

Aunque Bueno mantiene la fe en que Chiapas seguirá jugando de una manera vistosa y efectiva —es sexto de la tabla con 25 puntos—, también quiere trascender en la Liguilla, en caso de clasificarse; y aunque una cosa y la otra no están en discordia, entiende qué es lo que más dividendos deja en una fase final, al menos según lo confirma la historia para el formato mexicano de competencia.

"Es inevitable pensar en el título, pero también es cierto que hay que ir de a poco, cuidando todos los aspectos posibles y sin excesos de confianza; aquí, en la institución, no se ha conseguido eso y desde luego que entrar a la Liguilla nos daría esa posibilidad. Estando en esa fase del torneo ya no hay favoritos, porque es un torneo diferente, que se juega de otra forma, donde además no importa si entras de primero o como octavo; aquí siempre pensamos en llegar a lo más alto, pero con humildad, así se alcanzan los objetivos".

POR LA RACHA

Desde el Torneo Clausura 2012, a casi dos años de distancia de la campaña en la que Chiapas clasificó por última vez a la Liguilla, Bueno mantiene al equipo con posibilidades matemáticas de ingresar a la recta final, luego de que en sus dos primeros intentos se quedaran en la orilla contemplado la fiesta al otro lado, al acabar en noveno puesto de la clasificación tanto en el Apertura 2013, como en el Clausura 2014. Por eso, Sergio confía en que su plantilla se afianzará entre los ocho de la clasificación de este semestre.

"Estar aquí no es sencillo, uno tiene que lidiar con muchas cosas, y eso lo hablamos con los chicos después de cada entrenamiento, después de cada partido, es algo que nos motiva para cada vez entregar mejores cuentas; sé que ahora estamos cerca y queremos mantenernos con la esperanza como bandera de que ahí estaremos, que nuestra afición estará orgullosa de lo que conseguiremos al final". El sábado Chiapas recibe a Querétaro y no tiene mañana.