Un rojiblanco de nacimiento

Llegó a los 12 años al club, proveniente del Oro y al principio no pensaba en ser profesional. Ahora es una pieza fija en el esquema chiva.

Giovani Hernández, mediocampista de Chivas.
Giovani Hernández, mediocampista de Chivas. (Carlos Zepeda)

Guadalajara

Existe una foto de 2005 con unos niños que bien podrían estar en sexto de primaria vistiendo la rojiblanca. En esa foto que parece daguerrotipo, se distinguen  Erik Torres, Hedgardo Marín, Carlos Cisneros, Mauricio Hernández Rizo y Giovani Hernández Neri: es la Sub 12 de Chivas, y con el correr de los años, muchos de esa imagen hoy están en el primer equipo o jugando en el extranjero.

Giovani Hernández Neri siempre ha sido rojiblanco. Cuando era un niño se imaginaba siendo un Ramón Morales o Ramón Ramírez; algo los une a los tres: todos ellos son zurdos naturales, distintos.

“Habíamos batallado mucho, yo en lo general había batallado mucho, recuerdo cuando debuté me lesioné a los seis minutos y fueron meses que estuve parado, regresaba y me volví a lesionar de una u otra cosa y por fin llegó el momento que todos estábamos esperando”.

Tiene ocho años en la institución y desde hace un par ya lo veían como el futuro del Rebaño, José Luis Real lo veía como una joya que daría alegrías a la institución rojiblanca.

“Fueron hace como ocho años, yo jugaba en el Oro Jalisco, de ahí los visores de Chivas me invitaron a jugar acá y al principio yo no quería, pues me sentía muy chiquito como para venirme para acá, me llegó dos años después otra invitación, asumí la responsabilidad de venir y demostrar y gracias a Dios poco a poco ahí vamos”.

Hernández Neri, quien lleva apenas este semestre como titular, se abrió de capa y señaló cuál ha sido el amor de toda su vida.

“Desde niño siempre fui Chivas de corazón”.

Cuando los veías en la tele ¿a quién admirabas?

De los que me gustaba cómo jugaban eran Ramón Ramírez y Ramón Morales y eran como los jugadores a seguir.

¿En qué posición te sientes más cómodo dentro de la cancha?

Siempre he dicho que como medio izquierdo y por el centro, siempre atacando más siempre ha sido mi posición favorita desde niño y contra el León en esa posición creo que me fue muy bien.

¿A quién le debes más en tu carrera: a John van’t Schip por debutarte o al Güero por la consolidación?

Siento que en general a todos los profesores que me ha tocado estar, con John que me debutó, también con Galindo con quien también jugué, con Ortega también me tocó jugar y ahora con el Güero me está tocando jugar.

¿Ha cambiado tu vida desde que debutaste con Chivas?

Ya vas por la calle y la gente se te acerca para la foto, para el autógrafo y en la colonia te reconocen y eres como un ejemplo a seguir que `quiero ser como él.

¿En qué momento de tu carrera dijiste, voy a ser futbolista profesional?

Cuando empecé a meterme en las finales de la Sub 17, cada vez que vas viendo más cerca la oportunidad, vas pensando en que tengo que llegar y no sé cómo le voy a hacer, pero tengo que estar ahí.

¿Cómo te fue en las inferiores contra ellos?

Me ha ido bien, es un equipo muy complicado, me tocó perder dos finales ante ellos en la Sub 17 y siempre ha sido un rival incómodo, se pierde o se gana, pero siempre hay que sacar el carácter para estos partidos.

¿Se le puede ganar a este Atlas?

Claro que se le puede ganar. Chivas le puede ganar a cualquier equipo, siempre y cuando se mantenga el orden e ir poniendo en nuestra imaginación el ataque.

¿Con quién del Atlas llevas una buena relación?

Desde niños he jugado en contra de ellos y hasta en selección he estado y no se me haría nada mal cambiar la camisa con alguno de ellos. He estado con Poncho (González) y con el Pollo (Briseño) en selección.