Chivas golea a Pumas y apunta a zona de Liguilla

Goleada del Rebaño sobre Universidad por 4-0 que ofrece esperanza de Fiesta Grande y, de paso, mantiene la racha negativa auriazul en Guadalajara. 

Guadalajara

Chivas hizo respetar su hegemonía ante Pumas. No sólo impidió que terminara su paternidad de más de 34 años, sino que exhibió y goleó a los universitarios con un contundente 4-0.

El Guadalajara jugó bien, gustó y goleó. Isaac Brizuela marcó un doblete, pero fue la Chofis López la que se llevó nuevamente la noche con un golazo lleno de habilidad y calidad.

Chivas fue un torbellino desde el silbatazo. El equipo de Matías Almeyda salió a comerse a su rival. La velocidad y dinámica del ataque rojiblanco fue veneno puro para Darío Verón y Gerardo Alcoba.

Eran los primeros minutos y Pumas ya era asfixiado. Era el minuto 2 y el cuadro rojiblanco ya había generado un disparo de media distancia del Gullit y una falla clara de Carlos Salcido al cabecear por un costado cuando la portería la tenía a su merced.

Pumas, tímidamente, daban sensaciones de peligro en las contra a toda velocidad con Quiñones y Sosa. Carlos Cisneros volvió a intimidar a Alejandro Palacios al sacar un rayo de su pierna zurda desde las afueras del área.

Pero tanta presión terminó por mover las redes universitarias. Orbelín Pineda encontró un esférico en los linderos del área, levantó la cabeza y disparó de pierna derecha, su impacto que encontró la pierna de Hibert Ruíz y la pelota se anidó en el ángulo superior derecho del Pikolín. 1-0 e inició la fiesta.

La superioridad rojiblanca se selló a la media hora de juego, cuando Carlos Cisneros desbordó por el corredor izquierdo, envió un servicio al área que no cortó Darío Verón y, en segundo, Isaac Brizuela ganó la carrera a Fuentes y envió la esférica al fondo con su pierna diestra.

Pumas apareció en el estadio rojiblanco en la recta final del primer lapso. Los universitarios vivieron sus mejores momentos cuando se conectó su aparato ofensivo, aunque no tuvieron puntería frente a Cota.

Llegó el complemento y Chivas volvió a tomar las riendas del encuentro. Los tapatíos imprimieron esa dinámica que dañaba a su rival. Isaac Brizuela selló su doblete de la noche y dio rumbo definitivo a la goleada. El Conejo fue asistido por Zaldívar de cabeza en tres cuartos, quedó con el campo abierto para encarar a Pikolín a quien liquidó con un derechazo raso a primer poste.

Con el 3-0 por grey rojiblanca pidió a su nuevo ídolo. El grito de “Chofis, Chofis, Chofis apareció en las tribunas”. Matías Almeyda escuchó a su gente e ingresó al bajito y habilidoso volante.

La Chofis necesitó cinco minutos para mostrar su magia y sentenciar el inolvidable 4-0. Carlos Peña sirvió a Javier López, éste encaró a Darío Verón y lo exhibió con un par de amagues, ya completamente solo mandó el balón al fondo con un fierrazo de pierna derecha.