Primero la salvación: Matías Almeyda

Matías Jesús Almeyda, 41 años de edad, oriundo de Azul Argentina, relató su pasión por los enganches “es extraño no ver la camiseta 10 en la cancha”, y sentenció que espera quedarse muchos años en México, con el Rebaño.

Matías Almeyda, director técnico de Chivas
Matías Almeyda, director técnico de Chivas (Patricia Ramírez)

Guadalajara

“Yo era un contención defensivo para equipos grandes”, dice Matías Almeyda. Un cinco con garra y clase, un tipo que metía la pierna fuerte, jugó mundiales, 10 años en Europa y ahora dirige a Chivas, tras nueve años de sequías regresó al Rebaño a La Minerva, pero también pone un alto a los triunfalistas. Tras la derrota en Culiacán la Liguilla es una ecuación de alto grado, por eso en una charla exclusiva con La Afición habló de las metas, de sus alcances como entrenador y sus preferencias a la hora de dirigir a un grande como el Rebaño Sagrado. 


Matías Jesús Almeyda, 41 años de edad, oriundo de Azul, Argentina, relató su pasión por los enganches “es extraño no ver la camiseta 10 en la cancha”, y sentenció que espera quedarse muchos años en México, con el Rebaño. 

¿Qué pasaría si Chivas no logra el pase a la Liguilla?
“Hay un tema que hay que ser más claro, este Chivas está peleando el descenso y entonces no pueden ni los jugadores ni nosotros quemar energías pensando en qué hay más allá, porque no seríamos claros para nuestra gente. Se ganó algo importante la Copa MX, en el campeonato no estamos como queremos si bien se ha mejorado, pero tendríamos que estar mejor, pero hay que ir paso a paso, no prometer, porque prometer algo ahora sería ir contra nosotros mismos”.


¿Qué le pidió Vergara a la hora que lo contrató?
“Al principio por los resultados que no se daban y dentro de las alternativas que tuvo y con las entrevistas que tuvo con varios técnicos me elige a mí por la metodología de trabajo que le comenté en ese momento, por lo que viví, pero él para explicarlo, no hay otro, él la debe explicar él”.


Usted vivió tantos años en Europa ¿cómo se imaginó el medio mexicano?
“Como lo estoy viviendo, nunca hago un análisis previo al llegar a un lugar, lo trato de vivir y sacar mis conclusiones, sobre todo con respecto al futbol lo venía mirando porque había sido pretendido por otros clubes, lo venía mirando, después adaptándome a la cultura que me gusta, me gusta el país, estoy cómodo, la gente que voy conociendo me trata bien y de eso se trata la vida. Aprender cosas nuevas, cultura para mis hijas y sabiendo que es un gran país, disfrutarlo y aprovechando”.


¿Después del empate contra Pachuca la gente salió eufórica, contenta, ya se identifica con usted, qué le parece?
“Siempre es lindo tener un buen felling con la gente y eso lo provocan también los resultados, no sólo el resultado final, pero también cómo juega el equipo. En el ambiente del futbol todo se sabe, quién es el respetuoso, quién es agrandado, quién no y todo se sabe. La gente hace siempre un análisis general, pero también deben llegar los resultados para que la gente esté feliz, nosotros trabajamos porque nos gusta este trabajo y para hacer feliz a un montón de personas y estamos en ese proceso”.


¿Atacar los 90 minutos es la manera en que Almeyda ve el futbol?
“Sí, como jugador era un contención defensivo, pero un contención para equipos grandes, para equipos ofensivos, yo trabajaba mucho para que mis compañeros pudieran hacer mi trabajo, como entrenador trato de expresar lo mismo. Los que me conocen de antes nunca hubieran pensado que yo hubiese formado un equipo con tres delanteros y un enganche porque hubiesen pensado que era defensivo, y no, me gusta este juego. A los grupos les hace bien tener delanteros dentro del campo en sus posiciones, no es lo mismo tener delanteros de volantes que tenerlos de “wines” (alas) para mí, pero es un proceso de entrenamiento”.


¿Acá en Chivas la palabra engancha no gustaba, al parecer los enganches en México están desapareciendo?
“En todo el mundo, por los cambios de sistemas que se utilizan, pero las potencias mundiales tienen enganche, entonces copiemos a los mejores, esa es una filosofía que tengo, no me imagino el futbol una cancha sin un dorsal 10 en el terreno de juego, es extraño, la verdad, pueden existir miles de números pero la posición del 10 debe estar, es historia y el futbol desde que se inicio nadie lo reinventó, han cambiado los balones, más livianos, antes eran de cuero, después es lo mismo, la intención es dársela a un compañero y que la pelota entre al arco contrario, hay muchos sistemas para lograrlo. Yo creo que el enganche porque estás obligado a generar juego porque tienes tres delanteros, quiero que esos tres delanteros sean asistidos por un enganche, con pelotas entre líneas, pases de gol, que mis delanteros que se cansen de recibir juego en fase ofensiva”.


¿Mourinho una vez puso a Eto´o de contención, asesinan el futbol algunos entrenadores?
“No existe una medicina, nadie la tiene, es una cuestión de gustos. Si yo lo tuviera a Eto´o lo pongo en todas las posiciones, cuando estuvo en su mejor momento de Eto´o. Pasa que muchas veces los jugadores practicamos durante la semana, y por ahí parecen cosas nuevas, pero depende las necesidades. ¿Cómo le fue a Mourinho? No la pensó tan mal”.


¿La mayoría de jugadores en el ataque son extranjeros, es un reto mayor jugar con puros mexicanos?
“Sí, es triple y más siendo extranjero. Sé que cada palabra mía se puede usar a favor o triplemente en contra, cada movimiento que hago sigo siendo extranjero, tengo la suerte que la gente que trabaja acá en el club no me lo hace sentir, me hacen sentir muy cómodo, pero la realidad es que el desafío es lindo, grande y estoy contento de estar aquí. Son pensamientos de cada ser humano, no soy racista, es más mi corazón está abierto a todo el mundo, pero no puedo esperar lo mismo de todo el mundo.