La tarde nostálgica del Jalisco

Chivas recibió al América en el coloso de la Calzada Independencia en un juego más que emotivo entre las leyendas de ambas instituciones.

Chivas recibió al América en el coloso de la Calzada Independencia en un juego más que emotivo entre las leyendas de ambas instituciones.
Chivas recibió al América en el coloso de la Calzada Independencia en un juego más que emotivo entre las leyendas de ambas instituciones. (Fernando Carranza)

Guadalajara

Reza una conocida canción que uno siempre vuelve a los viejos sitios donde amó la vida, y eso fue justamente lo que le pasó al Guadalajara este domingo. Así como sucedió por última vez en 2010, Chivas recibió al América en el coloso de la Calzada Independencia en un juego más que emotivo entre las leyendas de ambas instituciones.

Nunca antes los recuerdos fueron más rentables, y es que a las afueras del inmueble y desde horas antes del encuentro, miles de familias hacían fila como si se tratara de un juego oficial y no de un partido entre jugadores con hasta 20 años de inactividad futbolística. 46 mil 920 aficionados fueron los que pintaron las gradas de rojiblanco y azulcrema.

El costo de los boletos alcanzaba hasta los 400 pesos en taquilla, pero cada centavo valió la pena cuando los dos equipos saltaron a la cancha y los aficionados pudieron dar rienda suelta al cúmulo de sentimientos que significó ver al ‘Bofo’ Bautista besar el escudo de Chivas o a Salvador Cabañas enfundado en los colores americanistas.

Sobre el césped del Jalisco había jugadores de la talla de Ramón Ramírez, pero quien más despertó el cariño de los rojiblancos fue Bautista. Un beso al escudo, un saludo a las gradas y el recuerdo de aquel gol que le dio el onceavo título a Chivas le valieron para ser coreado antes del silbatazo inicial.

Javier ‘Zully’ Ledezma fue el encargado de resguardar de inicio los tres palos tapatíos, pero sólo siete minutos después Oswaldo Sánchez saltó a la cancha entre aplausos. El guardameta que alguna vez fue ídolo de Chivas volvió a defender al redil y la afición le perdonó cualquier rencor de antaño que pudiera haber quedado por su partida a Santos. A momentos el Jalisco se volvió una década más joven con los recuerdos de 2006.

‘Bofo’ puso arriba al Guadalajara, sin embargo el América, en su naturaleza protagonista, no podía ceder todos los reflectores y Reinaldo Navia doblegó a Oswaldo para igualar los cartones. Más allá del tanto del chileno, lo que enfureció a los tapatíos fue la manera en que Isaac Terrazas festejó el empate mandándolos a callar. Hay costumbres que no se olvidan y Terrazas siguió siendo tan antichiva como lo fue en sus mejores años.

Aún amonestado por su festejo, Terrazas siguió siendo duro al disputar la pelota y fue entonces que el timonel Daniel Brailovsky decidió retirarlo del campo. El ex zaguero abandonó el rectángulo verde, pero no sin antes volver a meterse con la afición rojiblanca.

Llegó el segundo tiempo y con él volvió la fiesta de Terrazas. Luego de ocupar un lugar en la banca, Isaac entró de nuevo al campo para continuar con su duelo personal. Durante la tarde no hubo nadie que representara más fielmente al americanismo que el defensa capitalino.

Faltaba una nueva emoción en las tribunas y fue entonces que Diego Martínez infló las redes azulcremas con un disparo desde las afueras del área. El tanto cimbró al coloso al 62’ y con él volvió a sonar el grito de “Chivas”.

Cuando el juego agonizaba Adolfo Bautista e Isaac Terrazas confirmaron su papel de protagonistas de la tarde. Después de disputar un balón, el zaguero increpó al ‘Bofo’ y este respondió besando de nueva cuenta el escudo del Rebaño. La reacción en las gradas no se hizo esperar y el silbatazo final selló con victoria rojiblanca una tarde llena de nostalgia donde incluso la “vuelta olímpica” volvió al Jalisco.

MC