La nación Chiva vuelve a sonreír

Chivas venció a Jaguares 4-1; al 88 Omar Bravo anotó su gol número 126.

Al menos por un par de semanas la afición rojiblanca olvidará un poco el fantasma del descenso.
Al menos por un par de semanas la afición rojiblanca olvidará un poco el fantasma del descenso. (Mexsport)

Guadalajara

Los rostros de angustia se quedaron en casa. Llegó el momento de disfrutar y sonreír. Tras dos derrotas de manera consecutiva que los mantenían en el fondo de la tabla de cocientes, los rojiblancos regresaron al camino de la victoria para superar a Morelia en la lucha por la permanencia.

Fue una tarde redonda. Chivas ganó y gustó. Sus jóvenes demostraron estar a la altura y dentro del terreno de juego los locales borraron al equipo de Ricardo La Volpe, quien no tuvo su revancha tras su polémica salida del rebaño.

Es claro que el Bigotón no quiere saber nada del Guadalajara. Saltó a la cancha ya que se había realizado la ceremonia de la Liga MX por lo que ni siquiera intentó saludar a José Manuel de la Torre.

La primera emoción de los rojiblancos fue patrocinada por el Avión Ramírez. Luego de un contragolpe a toda velocidad, el delantero tapatío remató de palomita provocando el lance y rechace de Villalpando.

Pero llegó la hora en que el Omnilife vibró. Omar Bravo marcó su gol 125 con la camiseta del Guadalajara. Ramírez filtró un balón a Ponce, éste ingresó al área y centro a la llegada por sorpresa del mochiteco quien empujó.

Chivas fue dominador absoluto; la pasividad de La Volpe reflejaba lo que sucedía dentro del terreno de juego. El portero jaguar ya había evitado nuevamente la caída de su meta, pero previo al descanso regaló un balón provocando la segunda anotación de Chivas vía David Ramírez.

Tuvieron que pasar 53 minutos para que el técnico chiapaneco saltara a escena. Dio indicaciones luego de que el asistente 2 Alejandro Ayala inventara un penal en contra de Chivas. Toño Rodríguez lavó su error de la semana pasada el León al atajarle el tiro a Hurtado.

La fiesta tuvo su clímax en la parte final del encuentro. Al 88 Omar Bravo anotó su gol 126 con Chivas desde los once pasos, y dos minutos después, Isaac Brizuela se estrenó como goleador rojiblanco al colocar el 4-1 definitivo.

Al menos por un par de semanas la afición rojiblanca olvidará un poco el fantasma del descenso. Han salido del fondo y han recuperado un poco de ilusión perdida.