Pereira, Orbelín y Pulido deben renacer en 2018

Jair Pereira, Orbelín Pineda y Alan Pulido son jugadores que Chivas requiere para funcionar de buena manera; se espera que inicien a tope.

Jair Pereira, Orbelín Pineda y Alan Pulido
Jair Pereira, Orbelín Pineda y Alan Pulido (Imago 7)

Guadalajara

El segundo semestre del año fue malo en varios sentidos para Chivas, hubo lesionados, bajas de juego y el equipo no llegó a la Liguilla. Con el año venidero hay de menos tres jugadores que deben ser la estructura del Rebaño, si ellos tres recuperan su mejor versión, Chivas le puede pelear de tú a cualquier equipo, pero si esos tres referentes repiten un semestre como el último, difícilmente el Rebaño Sagrado hará más de 21 puntos.

Con la renovación de Rodolfo Cota, la columna vertebral del Rebaño está intacta, pero se requiere que los líderes de cada línea asuman un rol protagónico, si lo hacen fortalecen a todo el grupo, y se ve un cuadro más solvente.

Jaír, debe ser de acero

El curso empezó mal para el 'Comandante', una lesión en la zona del pubis lo tiene en dudas para el arranque del semestre y Chivas necesita que el de Cuautla, Morelos, esté al 100 por ciento de sus capacidades atléticas.

La segunda parte del 2017 Pereira tuvo varias lesiones que lo marginaron de la titularidad, después de la jornada nueve no volvió a aparecer en el equipo de Almeyda, lesiones y recaídas tuvieron a Jaír en el hule y los que tuvieron que irrumpir en escena fue Alanís y el Negro Salcido, quien demostró su gran capacidad física, pese a ser el más veterano del actual plantel.

Jaír apenas sumó 703 minutos en el curso pasado y su ausencia le pesa mucho al Rebaño, que es uno con el 'Comandante' y otro sin la aportación del morelense.

Orbelín debe aportar su magia

Los números del pasado semestre de Orbelín Pineda fueron malos. Ni un gol, ni asistencia en el semestre cuando era un jugador que tenía una productividad rondando los cinco goles y las cinco asistencias por semestre.

Pineda tuvo un bajón de juego que le pegó duro a Chivas, Orbelín no era el generador, ni el motor, ni la Alegría de semestres anteriores, donde hasta goles de cabeza hacía.

Con Orbelín con la pólvora mojada, 'Chofis' jugando infiltrado, toda la creación le quedaba a Pizarro y a Carlos Fierro, quien dio su mejor torneo, tres goles y una asistencia, pero para un titular de Chivas son números muy discretos.

Para este 2018 Orbelin debe generar fútbol, si no tiene su aporte de cinco goles, debe ayudar a gestar el peligro para que Pulido y 'Charal' Cisneros irrumpan con goles. Si Orbelín carbura Chivas la pasa bien.

Pulido más cerca del gol, que del palco

Es cierto que Alan Pulido marcó el gol que le abrió el camino del título a las Chivas ante Tigres, pero la exigencia para el debe ser siempre máxima, por su sueldo y sus condiciones futbolísticas Alan debe ser el referente del Rebaño.

Los números de Alan en el segundo semestre de 2017 fueron pésimos.

Una asistencia, sólo un partido completo, cuatro participaciones en Liga y sumó solamente 259 minutos.

Una lesión en selección nacional lo marginó cerca de nueve fechas, después una patada de Hugo Ayala lo volvió a mandar a la enfermería y después sus escándalos fuera de la cancha lo tuvieron fuera del césped.

El refuerzo más caro en la historia de Chivas no pudo estar a la altura en el segundo semestre de este año, entre el choque, conciertos, y su movida vida social marginaron a Pulido de brillar donde mejor lo hace.

Hoy Almeyda y los más de 30 millones de fans de Chivas necesitan en plenitud a Alan, requieren sus goles y su liderazgo en la cancha. El pasado fue muy malo en todos los sentidos y 2018 le pone ante sí una revancha idónea al delantero tamaulipeco.

SRN